Las Iglesias talladas en la roca de Lalibela, el tesoro mejor guardado de Etiopía

Las iglesias talladas en la roca de Lalibela son una de las mayores rarezas del mundo antiguo. Declaradas Patrimonio de la Humanidad en 1978, son el destino referencial de los turistas que buscan conocer la Etiopía histórica.

Desliza el ratón/dedo para navegar entre las imágenes. Haz clic para ver la galería.

Entre los muchos destinos que visitar en Etiopía, uno de los menos conocidos pero más impresionantes son las iglesias rupestres de Lalibela. Esta maravilla arquitectónica se define como un complejo de once templos religiosos que fueron tallados en la roca viva hacia el siglo XIII. Las iglesias de Lalibela están consideradas como una de las creaciones más insólitas hechas por la mano del Hombre, aunque algunas leyendas atribuyen su construcción a los ángeles celestiales.

Este artículo recoge una descripción de las iglesias de Lalibela. Se profundizará en su historia y se enumerarán las 11 iglesias de Lalibela con una breve descripción de las mismas.

Descripción de las iglesias excavadas en la roca de Lalibela en Etiopía

Las iglesias excavadas en la roca de Lalibela de Etiopía se caracterizan por estar talladas en roca basáltica rojiza y comunicadas a través de túneles y/o pasadizos. Sus constructores pretendían representar Tierra Santa y que fuera considerado un lugar de peregrinación.

Las iglesias rupestres de Lalibela suman un total de once edificaciones. Se suele incluir otra iglesia más que también formaría parte del grupo, pero con una disposición diferente: Biet Ghiorgis.

Las 11 iglesias de Lalibela se dividen en grupos que simbolizan la Jerusalén terrenal y la nueva Jerusalén tras el apocalipsis, cada una con sus propias rarezas arquitectónicas.

Estas iglesias se dividen en dos grupos claramente diferenciados: las del norte, que representarían la Jerusalén terrenal, y las del sur, que corresponderían a la Jerusalén celestial. Los nombres de las iglesias de Lalibela en Etiopía son Biet Medhani Alem, Biet Mariam, Biet Maskal, Biet Denagel, Biet Golgotha, Biet Mikael, Biet Amanuel, Biet Qeddus Mercoreos, Biet Abba Libanos, Biet Gabriel Rafael y Biet Lehem.

¿Cuál es la historia detrás de las iglesias excavadas de Lalibela?

El origen de las iglesias monolíticas de Lalibela no puede establecerse con exactitud, a pesar de los muchos estudios que se han llevado a cabo. Se estima que la construcción pudo iniciarse en torno al 1200, cuando reinaba en esa época el rey Gebre Mesqel Lalibela. Sin embargo, investigaciones recientes datan algunas de esas iglesias en tiempos más remotos, hacia el siglo VII, mientras que el resto se construiría entre los siglos X y XIII.

Lalibela significa ‘las abejas reconocen su supremacía’. Fue un joven cuyo deseo era el de retirarse como un ermitaño a una zona rocosa en Etiopía. De hecho, fue allí donde conoció a su esposa, con quien contrajo matrimonio y peregrinaron hasta Tierra Santa.

Gebre Mesqel Lalibela iglesias excavadas en la roca de Lalibela

Cuando regresó de ese lugar, descubrió que casi toda la nobleza le había retirado el apoyo al rey, su hermanastro Kedus Harbe, y le solicitaron que fuera él quien subiera al poder. Por esta razón, decidió cambiarse el nombre por Gebre Mesqel, ‘Siervo de la Cruz’. Fue un rey muy generoso con su pueblo y al que, incluso hoy, se le tiene en gran estima.

La creación de las iglesias talladas en la roca de Lalibela, Etiopía fue iniciada tras una revelación divina que el propio rey tuvo, donde se le pedía que se construyera una nueva Jerusalén. Es por eso que las zonas tienen nombres relacionados con la religión. Tras la muerte del rey, fue enterrado en una de las iglesias, donde permanecen sus restos.

¿Cuáles son las las 11 iglesias de Lalibela?

Las iglesias rupestres de Lalibela, Etiopía se pueden dividir en dos grandes bloques diferentes. Por un lado, se encontraría el bloque norte, compuesto por las iglesias Biet Medhani Alem, Biet Mariam, Biet Maskal, Biet Denagel, Biet Golgotha y Biet Mikael. Este grupo se dice que simboliza la Jerusalén más terrenal.

El bloque sur, más pequeño que el anterior y menos visitado por los turistas, alberga las iglesias excavadas de Lalibela, Etiopia: Biet Amanuel, Biet Qeddus Mercoreos, Biet Abba Libanos, Biet Gabriel Rafael y Biet Lehem. Los teóricos afirman que simbolizaría la nueva Jerusalén tras el apocalipsis. Finalmente, algo más alejada y al oeste de la zona, se encontraría la Iglesia de San Jorge en Lalibela, o Biet Ghiorgis, una de las más reconocidas.

Biet Medhani Alem

Conocida como la Casa del Salvador del mundo, esta iglesia del siglo XIII es una reproducción de la Iglesia de Santa María de Sion, ubicada en Aksum. Por desgracia, ésta no ha perdurado, ya que fue destruida en 1535, lo que redobla el valor de Biet Medhani Alem.

De las las iglesias excavadas de Lalibela, Etiopia esta es la más alta de las once que existen y también la mayor, con 10.000 metros cúbicos. Se caracteriza por las columnas que rodean la iglesia, así como por su techo de dos aguas.

Su interior se divide en cinco naves y ninguna de ellas tiene pinturas en sus paredes. Acoge la Cruz de Lalibela, una cruz procesional decorada y muy apreciada en Etiopía, que data del siglo XII.

Existe una leyenda sobre esta iglesia que dice que sólo se tardó un día en construir, y que lo hizo el rey en persona, junto con un grupo de ángeles que descendieron para ayudarle.

Biet Mariam

La ‘Casa de Santa María’, como vendría a traducirse, forma parte de las iglesias talladas en la roca de Lalibela. Según los estudios, es probable que esta fuera la primera en ser construida, y se comunica con la anterior a través de un túnel.

Biet Mariam está ubicada en la zona noroeste y se caracteriza por un exterior muy sencillo, pero de gran tamaño. Tiene tres porches y sus ventanas son de diversos diseños, cada uno con un significado, según los expertos.

Sin embargo, el interior es la zona más apreciada debido a sus frescos y bajorrelieves pintados. Tiene forma de basílica y el pilar central de la nave es lo único que soporta el techo de la propia iglesia.

Biet Maskal

Conocida como la ‘Casa de la Cruz’, Biet Maskal se define como una capilla que puede encontrarse al norte de Biet Mariam. Solo tiene una fachada, decorada por medias lunas que fueron talladas en bajorrelieve en la propia roca. En total, se cuentan diez, los mismos que los Diez Mandamientos. La galería principal se encuentra dividida en dos pasillos.

Biet Denagel

De todas las iglesias en Lalibela, quizá esta sea una de las más pequeñas. Es una iglesia cuadrada, con 8 metros cada lado, y una altura también muy baja, comparada con las otras: de 3 a 4 metros.

Biet Denagel también se encuentra cerca de Biet Mariam, concretamente al sur. Su significado es ‘Casa de las Vírgenes Mártires’. Se suele utilizar como sala de cánticos.

Biet Golgotha Mikael

La iglesia de Biet Golgotha Mikael, así como la de Biet Mikael, son consideradas como una sola, pues el acceso a ambas es el mismo. Este edificio, que no puede ser visitado por mujeres, destaca entre los más bellos debido a sus esculturas de santos a escala natural.

Los santos representados son Gebre Kristos, Esteban y Miguel en la zona norte, mientras que la parte sur contiene estatuas de Juan, Tcherkos y Jorge. La escultura de María se ubica en la zona este. Todos los santos, salvo Tcherkos, aparecen con capucha, sostienen un libro (o pergamino) y un bastón con forma de cruz, cada uno en una mano.

Desafortunadamente no todos pueden apreciarse, pues permanecen ocultos mediante sábanas y solo se les permite la visión a unos pocos privilegiados. Se dice que la tumba del rey Gebre Mesqel Lalibela podría estar en la zona norte de este lugar, aunque no se sabe a ciencia cierta.

Biet Mikael

Como ocurre con Biet Golgotha, en Biet Mikael, o la ‘Casa de San Miguel’, la fachada de esta iglesia contiene un par de santos esculpidos junto con varios tragaluces en forma de cruz griega. El templo es de forma rectangular, donde los lados que más se alargan son los que van al este. Toda la nave interior se separa gracias a los tres pilares que sostienen la creación y que hacen que se divida en diferentes tramos.

Biet Mikael se define como el lugar más sagrado de Lalibela, sepultado en la propia roca y sin ninguna ventana. Destacan ciertos lugares a los que se puede acceder a través de esta iglesia o de Biet Golgotha. Por un lado, la Capilla de Selassie, también conocida como Capilla de la Trinidad. En su interior, se encuentran tres altares y dos figuras talladas en relieve, ambas con los brazos cruzados en el pecho como si oraran. Una de ellas tiene una cabeza de burro, mientras que la otra es de buey.

También destaca la tumba de Adán, un monolito hueco con una escalera que permite acceder al lugar. Tiene una ventana en cruz foliada y una inscripción en la parte superior que reproduce las palabras de Romanos 5,19: «Porque así como por la desobediencia de un hombre los muchos fueron constituidos pecadores, así también por la obediencia de uno, los muchos serán constituidos justos».

Biet Amanuel

La ‘Casa de Emmanuel’ o Biet Amanuel tiene un porte más parecido a una basílica. De hecho, su planta es de 17,5 x 11,5 m y se divide en tres niveles diferentes. El más alto supera los 11 metros, junto con una cubierta de dos aguas.

Se dice que esta iglesia era, en realidad, una capilla perteneciente al palacio real (y por tanto sólo usada por el rey y su familia). A través de un túnel se puede acceder hasta la iglesia Biet Mercoreos, pero también, por un pasadizo, se llegaría hasta Biet Lehem.

Biet Qeddus Mercoreos

Biet Qeddus Mercoreos, es decir, la ‘Casa de Mercurio’, es el nombre que recibe esta iglesia que, según algunos expertos, no tenía esa función en la época en que fue construida, principalmente porque su forma es la de un triángulo irregular. Tampoco está orientada de este a oeste, como ocurre con las diez restantes iglesias en Lalibela.

El uso de Biet Qeddus Mercoreos debió ser el de residencia real, sala de banquetes o recepción real. En otras palabras, un lugar de acceso público. Es significativo el desnivel de la iglesia, pues una parte de la misma está más elevada. Destacable del interior es la llamada ‘sala hipóstila’, una zona donde pueden verse 18 pilares irregulares que simulan ser troncos de un angosto bosque.

También acoge tres celdas rupestres que se encuentran en el lugar, donde se puede ver un mural en la parte baja de uno de los pilares (seis reyes o santos que sostienen entre sus manos unas cruces). Existían más murales en esta iglesia, pero todos ellos fueron trasladados al Museo Addis Abeba, en Etiopía.

Un elemento muy importante es la cruz procesional de madera, que se encuentra en el lugar, y que, según dicen, pudo ser la que trasladó el rey Gebre Mesqel Lalibela desde Jerusalén.

Biet Abba Libanos

Biet Abba Libanos se enorgullece de ser una de las iglesias excavadas de Lalibela en mejor estado. La llamada ‘Casa del Padre Libanos’ es una de las que más impacta por esa unión con las rocas que se aprecia claramente. Se estima que fue construida a petición de la esposa del rey Gebre, Meskal Kebra.

El exterior es semejante a un bloque prismático, con una altura de 7 metros. Estéticamente, está separada por los laterales de la roca, pero no por el techo. Destacan sus ventanas en forma de cruz, rectangulares y de cúspide, así como la presencia de algunos frescos dignos de gran belleza.

Biet Gabriel Rafael

La ‘Casa de Gabriel y Rafael’ o Biet Gabriel Rafael difiere de las anteriores por la presencia de un foso de 10 metros de profundidad. Para acceder al interior, es necesario cruzar un puente de madera, que le otorga un toque pintoresco y singular.

El interior de esta iglesia se divide en dos salas, ambas con columnas. Una de esas salas estaría dedicada al arcángel San Rafael, mientras que la otra le pertenecería al arcángel San Gabriel. También tiene unos patios y grandes murallas que la guardan.

Biet Lehem

Biet Lehem, conocida a su vez como ‘Casa del Santo Pan’, no puede ser considerada una iglesia en el sentido estricto de la palabra, pues seguramente fuera el lugar donde se preparaba el pan para comulgar. Mediante un túnel de 35 metros, se accede desde la iglesia Biet Lehem hasta la siguiente, Biet Mercoreos.

Biet Ghiorgis

La Iglesia de San Jorge en Lalibela es uno de los lugares más hermosos para visitar. Pero no se encuentra dentro de las once iglesias talladas en la roca de Lalibela, sino que está al oeste del recinto.

Biet Ghiorgis es la iglesia mejor conservada y tiene una forma de cruz griega, con un tamaño de 12 por 12 metros. Dispone sólo de tres puertas en sus doce fachadas. Desde la parte superior se aprecia una cruz copta.

La Iglesia de San Jorge en Lalibela está tallada en roca volcánica rojiza. Su estructura está dispuesta en tres niveles, albergando unas zanjas que la unen al grupo de iglesias del nordeste.

Se cuenta que la iglesia fue una de las últimas en edificarse, después de que el rey Gebre Mesqel Lalibela recibiera a través de una visión las instrucciones para construirla. De ahí que el nombre de esta iglesia sea San Jorge, aunque otras voces atribuyen la iglesia a Dios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *