Isalo, Tsingy, Ranomafana y otros parques nacionales de Madagascar que enamoran a los amantes del trekking y la naturaleza

La geografía malgache sorprende por la variedad, calidad y exotismo de sus espacios naturales. Isalo, Ranomafana, Andohahela o el insólito Tsingy figuran entre los mejores parques nacionales de Madagascar.

En sus 587 mil km2, este país insular del África occidental es un destino soñado para los amantes del turismo natural. A diferencia de otras naciones, que comenzaron tardíamente las labores de protección de su territorio, la asociación Madagascar National Parks lleva fomentando el respeto y el cuidado del entorno malgache desde 1927. Su red de parques nacionales, sin embargo, se inició en 1991. En la actualidad, el número de reservas y parques nacionales de Madagascar es muy elevado en relación a las dimensiones de su territorio.

A continuación se describirán los parques de Isalo, Tsingy de Bemaraha, Ranomafana, Andohahela, Andasibe-Mantadia, Ankarafantsika, la Bahía de Baly, Kirindy Mitea, Montaña de Ámbar y Mananara Nord.

De Isalo a Mananara Nord: así son los mejores parques nacionales de Madagascar

1. Parque Nacional Isalo

parques nacionales madagascar Isalo

El parque nacional de Isalo en Madagascar es el más visitado de este país insular gracias a su gran variedad de paisajes. Está ubicado al sur, cerca de la cuidad de Ranohira, y sus más de 800 km2 están jalonados por cascadas, valles, bosques, barrancos y piscinas naturales.

Este espacio protegido fue creado en 1962 y en él viven más de 80 especies de aves, 33 de reptiles, 15 de anfibios, 17 de mamíferos y 7 de primates entre los que se destacan los lémures, el sifaca, la garcilla bueyera, el sisirí, la perdiz malgache y la rana arcoíris. Existen diferentes recorridos nocturnos y diurnos para poder ver toda la fauna de este parque nacional.

La flora de Isalo también es uno de sus grandes atractivos, aunque la mayor parte se encuentra en el interior del cañón, pues el exterior corresponde a un hábitat seco. Hay más de 500 especies de líquenes, vegetación adaptada a la sequía y bosques húmedos. Pero sin dudas las beaucarneas y el aloe vera son dos plantas que caracterizan a este parque nacional.

2. Parque Nacional Tsingy de Bemaraha

parques nacionales madagascar Tsingy
parques nacionales madagascar Tsingy

A diferencia de lo que sucede en otras naciones africanas, la historia de los parques nacionales de Madagascar tiene un largo recorrido. Quizá el mejor ejemplo sea Tsingy de Bemaraha, una reserva nacida en el año 1927 y que opera desde 1997 como ‘parque nacional’, estando considerado declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco desde 1999.

La principal atracción de Tsingy son dos grandes formaciones geológicas: Gran Tsingy y Pequeño Tsingy que, junto con la reserva natural forman un paisaje único en el mundo. Situado al oeste de la isla y con más de 700 km2 de extensión, Tsingy no sólo aloja formaciones arqueológicas, sino que también alberga antiguos cementerios y una flora y fauna endémicas de gran exotismo.

Son más de 400 las especies de plantas que crecen en estas tierras, el 85% de ellas autóctonas, destacando el kalanchoe, las orquídeas y la guanábana. Mientras que entre los animales que se pueden divisar en este parque nacional se destacan los lémures, camaleones y aves como el aguilucho. Todos ellos pueden transitar sobre las complicadas superficies de los pináculos.

3. Parque Nacional de Ranomafana

parques nacionales madagascar Ranomafana

Ubicado al sudeste de la isla, el parque nacional de Ranomafana en Madagascar está en la provincia de Finarantsoa. Fue creado en 1991 con el fin de proteger a los animales y plantas que lo componen. Desde 2007 es parte del Patrimonio de la Humanidad, pero desde 2010 está declarado en peligro.

En él viven 29 especies de mamíferos, cientos de pájaros, más de 60 especies de reptiles, 90 de mariposas, 350 de arañas y 26 de lémures, dos de ellas son extrañas: el lémur dorado y el mayor de bambú.

Ranomafana tiene una superficie total de 416 km2 y se encuentra al sudeste de Madagascar, 65 km al noroeste de Fianarantsoa. En su geografía crecen diferentes especies de palmeras, plantas carnívoras como la drosera y arboledas enteras de bambú.

4. Parque Nacional de Andohahela

parques nacionales madagascar Andohahela

Al este de la parte austral de Madagascar se encuentra el Parque Nacional de Andohahela. Ocupa 760 km2, incluyendo la cordillera de Anosy, la densa y húmeda selva tropical, bosques secos y de transición, definiéndose como un área protegida desde 1939, que fue declarado como ‘parque nacional’ en 1998.

Andohahela es un área en la que viven muchos animales, principalmente lémures (hay 15 especies registradas como el indri y el lémur de collar blanco y negro), 20 especies más de mamíferos, reptiles como las tortugas y serpientes, 112 aves (entre las que se destaca el águila y el búho rojo), 50 especies de anfibios y 29 de peces de agua dulce.

Este parque nacional de Madagascar puede ser recorrido tanto a pie como en bicicleta, siempre en los circuitos habilitados para tal fin en cada una de las tres zonas. La primera es Malio, cubierta por selvas con más de 200 especies de helechos, plantas silvestres de vainilla y orquídeas. La segunda se llama Ihazofotsy-Mangatsiaka y es un bosque seco con plantas de la familia Didiereaceae, endémicas de la zona. La tercera, Tsimelahy, es la más visitada, ya que es un bosque de transición con palmeras de diferentes especies.

5. Parque Nacional de Andasibe-Mantadia

parques nacionales madagascar Andasibe-Mantadia

Con tan solo 155 km2, Andasibe-Mantadia es considerado uno de los mejores parques nacionales de Madagascar. Gracias a su clima húmedo con más de 200 días lluviosos por año esta selva tropical es el hogar de una gran biodiversidad de especies, incluidas algunas en peligro de extinción y endémicas.

El Parque Nacional de Andasibe-Mantadia fue creado en 1989 y su cercanía con la capital Antananarivo lo convierte en uno de los más visitados. Además, en una caminata de 1 a 6 horas es posible ver de cerca su nutrida fauna, compuesta por 11 especies de lémures, mamíferos nativos como la fosa y varias especies de murciélagos. camaleones y aves, entre las que se destacan las lechuzas y la filepita suimanga ventrigualda. Por otra parte, los bosques de Andasibe-Mantadia están repletos de vegetación, con nenúfares y palmeras, entre otras plantas y árboles endémicos.

6. Parque Nacional de Ankarafantsika

En la lista de los mejores parques nacionales de Madagascar no puede faltar el de Ankarafantsika, ubicado al noroeste de este país. Sus 1350 km2 están bañados de bosques tropicales secos, sabanas, rocas erosionadas y lagos. Alberga más de 800 especies arbóreas, a destacar el Katrafay, reconocido por sus propiedades medicinales y el gran Poupartia silvatica.

En este parque nacional se han registrado 44 especies de reptiles (entre ellos la característica tortuga cabezona y el camaleón Brookesia decaryi, ambos endémicos), 8 especies de lémures (dos de ellas reconocidas por ser los primates más pequeños del mundo) y roedores como el ratón Macrotarsomys Ingens, descubierto recientemente.

Pero Ankarafantsika también es el hogar de 120 especies de aves registradas. Algunas como la garza Ardea Humbloti o el águila pescadora sólo pueden encontrase en la geografía malgache.

7. Parque Nacional de la Bahía de Baly

parques nacionales madagascar Baly

Situado al noroeste de la isla de Madagascar, en el distrito de Soalala, se encuentra el Parque Nacional de la Bahía de Baly, a 150 km de la ciudad de Mahajanga. Fue creado en 1997, siendo el único hábitat conocido en el mundo de la tortuga angonoka, una especie en peligro de extinción crítico.

En sus más de 500 km2 conviven, además, 8 especies de lémures, 120 de aves y 35 de reptiles, entre otros. Actualmente existen dos circuitos para conocer el parque, en los que pueden avistarse desde la tortuga Carey y el dugongo, hasta el águila pescadora o el lémur sifaca de Decken.

Al igual que otros parques nacionales de Madagascar, sus paisajes son variados, comprendiendo lagos, cañones, bosques de bambú, secos y de manglares, así como pantanos, sabanas y colinas, todo acompañado de la bahía de nombre homónimo.

8. Parque Nacional de Kirindy Mitea

parques nacionales madagascar Kirindy Mitea

Cada uno de los parque naciones y reservas naturales de Madagascar tienen algo especial que los hace únicos. El Parque Nacional de Krindy Mitea no es la excepción. Fue creado en 1997 y es el único lugar donde vive el primate más pequeño del mundo, el lémur Microcebus berthae. Adicionalmente sus 722 km2 de superficie albergan otras 7 especies de lémures que viven en este parque nacional, junto con otros como la fosa, la mangosta de rayas angostas, el flamenco o el pato de Bernier.

Kirindy Mitea se emplaza en la región de Menabe, al suroeste del país, en la costa del canal de Mozambique. Este parque nacional también atesora una flora muy rica, con más de 185 especies de plantas identificadas. Algunas de las más representativas incluyen el árbol Baobab, el Colvillea racemosa y el Albizzia graveanaa.

9. Parque Nacional de la Montaña de Ámbar

parques nacionales madagascar montaña Ámbar

Ubicado bien al norte de este país insular, cerca de la ciudad Joffreville, el Parque Nacional de la Montaña Ámbar se destaca por atesorar la flora y fauna endémicas más diversas del territorio. Sus 75 especies de aves, 59 de reptiles, 25 de mamíferos y 7 de lémures constituyen un poderoso reclamo turístico.

Creado en 1958, este parque es el hogar del camaleón hoja y el roquero de Sharpe, un pájaro endémico de esta zona, albergando también la extraña civeta de Madagascar, un euplérido que solo habita en la isla.

Como casi todos los parques nacionales de Madagascar posee diversos ecosistemas: desde bosques secos y semidesérticos hasta selvas tropicales, cuya fisionomía la conforman cascadas, lagos y ríos. En todos ellos crecen diferentes especies vegetales y arbóreas, como orquídeas, helechos, eucaliptos, araucarias y pinos.

10. Parque Nacional de Mananara Nord

parques nacionales madagascar Mananara Nord

En la costa Este encuentra su sitio el Parque Nacional de Mananara Nord, creado en 1989 y reconocido como Reserva de la Biósfera en 1990 por la UNESCO. La fauna de este parque nacional de Madagascar es endémica en un 94% y está compuesta por 77 especies de aves, 17 de roedores, 13 de lémures.

En Mananara Nord, además, se da cita una rica población marina de 132 especies de corales, 34 de equinodermos y 64 de moluscos, entre otros. No hay dudas de que el lémur es el animal más representativo de Madagascar y de sus parques nacionales. El Mananara Nord se distingue de los demás porque se han avistado lémures Aye-aye, a los cuales se los consideraba extintos.

La flora de este parque nacional destaca igualmente por su variedad. Alberga bosques húmedos tropicales donde crecen plantas como el Tamanu, cuyo aceite es medicinal; el Ravensara, de la familia del laurel, y varias especies de palmeras. Pero asimismo existen partes arenosas con orquídeas y ebenáceas.

Lista de reservas y parques nacionales de Madagascar

  • Parque nacional de la Montaña de Ámbar
  • Parque Nacional de Andasibe-Mantadia
  • Parque nacional de Mananara-Norte
  • Parque Nacional de Ranomafana
  • Parque nacional de Zahamena
  • Parque nacional de Zombitse-Vohibasia
  • Parque nacional Tsingy de Bemaraha
  • Parque nacional de Andohahela
  • Parque nacional de Midongy del Sur
  • Parque nacional de la Bahía de Baly
  • Parque nacional de Kirindy Mitea
  • Parque nacional de Masoala
  • Parque nacional de Marojejy
  • Parque nacional de Andringitra
  • Parque nacional Isalo
  • Parque nacional de Ankarafantsika
  • Parque nacional del Tsingy de Namoroka
  • Parque nacional de Tsimanampetsotsa
  • Reserva natural integral de Tsingy de Bemaraha
  • Parque nacional de Tsimanampetsotsa
  • Parque de Tsarasaotra
  • Reserva especial de Ambatovaky
  • Reserva especial de Ambohijanahary
  • Reserva especial de Ambohitantely
  • Reserva especial de Analamazoatra
  • Reserva especial de Analamerana
  • Reserva especial de Anjozorobe
  • Reserva especial de Andranomena
  • Reserva especial de Anjanaharibe-Sur
  • Reserva especial de Ankarana
  • Reserva especial de Bemarivo
  • Reserva especial de Bora
  • Reserva especial de Beza Mahafaly
  • Reserva especial del Cabo Sainte-Marie
  • Reserva especial de la Montaña de Ámbar
  • Reserva especial de Kalambatritra
  • Reserva especial de Kasijy
  • Reserva especial de Mangerivola
  • Reserva especial de Maningoza
  • Reserva especial de Manombo
  • Reserva especial de Manongarivo
  • Reserva especial de Marotandrano
  • Reserva especial de la isla Mangabe
  • Reserva especial del pico de Ivohibe
  • Reserva especial de Tampoketsa-Analamaintso

Saly, Virage, Petite Côte y otras playas de Senegal donde sentirse en el Paraíso

La geografía senegalesa no enamora al público turista sólo por la presencia del Dakar. Este también es el hogar de arenales como Saly, Virage, la Petite Côte y otras playas de Senegal que se reparten 531 kilómetros de costa.

El turismo es uno de los sectores clave en el desarrollo de Senegal, y sin duda la presencia de arenales tan exótico como Virage o los Almadíes allanan el camino a sus promotores. Entre la ciudad de Saint Louis y el Cabo Skirring, pasando por la famosa Dakar, se extienden las mejores playas de Senegal, de características aguas turquesas y arenas doradas, regadas por el Atlántico Norte.

A continuación se describirán las playas de Virage, la Petite Côte, Saly, Saint Louis, Yoff, los Almadíes, Toubab Dialao, Boucotto y Mamelles.

Playa del Virage

playas senegal Virage

En la parte norte de la península de Dakar, entre los barrios de Ngof y Yoff, se encuentra este precioso rincón de arenas tostadas y aguas azules. La Playa de Virage, muy cerca del aeropuerto, debe su nombre al célebre restaurante Gondolier Virage, reconocido como uno de los más exclusivos del país.

Perfectamente accesible desde cualquier punto de la ciudad, esta es una de las más famosas playas de Dakar en Senegal. Sus 300 metros de arena se llenan de turistas y locales en busca de un baño refrescante durante los días más calurosos. El ambiente es siempre magnífico y no faltan los puestos a pie de playa donde disfrutar de pescado fresco cocinado a la parrilla. La playa del Virage es también muy popular entre los surfistas y los entusiastas de los deportes acuáticos debido a la presencia de grandes olas en cualquier época del año.

Playa de la Petite Côte

playas senegal La Petite Côte

La «pequeña costa» senegalesa se extiende a lo largo de más de 70 kilómetros al sur de Dakar, entre las localidades de Rufisque y Joal-Fadiouth. Esta franja de litoral esconde algunas de las más bonitas playas de Senegal, una sucesión de arenales intercalados con pintorescos pueblos de pescadores como Yenne, Toubab Diallaw, Ndayane, Popenguine, Somone o Ngaparou. En todos estos lugares el turismo convive sin problemas con las viejas tradiciones marineras.

La mayoría de las playas de la Petite Côte son vírgenes. Las que se hallan más alejadas de las carreteras y de los núcleos de población ofrecen a los viajeros un paisaje interminable de arena inmaculada, conchas marinas y aguas cristalinas. Uno de los mejores ejemplos es la playa de la isla de Fadiouth, a la que se llega cruzando a pie un largo puente de madera.

Playa de Saly

playas senegal Saly

Probablemente sea este el destino turístico más desarrollado de los que conforman la Petite Côte, al sur de Dakar: Las playas de Saly en Senegal, son famosas por sus palmeras y por los bungalows construidos en la misma orilla. Los turistas encuentran en estas playas todo el equipamiento y los servicios que necesitan para disfrutar de unas perfectas vacaciones bajo el sol.

Sin embargo, igual que sucede en otras playas de Dakar, Senegal, en Saly se lucha contra un enemigo poderoso: la erosión. El oleaje y las mareas han ido reduciendo la anchura de la playa de forma considerable en las últimas décadas. Las autoridades del país han puesto en marcha un ambicioso plan de recuperación para reconquistar terreno al océano y devolver a Saly su antiguo esplendor.

Playa de Saint Louis

playas senegal Saint Louis

La ciudad de Saint Louis se encuentra en la desembocadura del río Senegal, que marca la frontera norte del país con Mauritania. El margen derecho del delta de este río forma una larga y estrecha península de arenosa. Justo en ese lugar se asienta la Playa de Saint Louis, también llamada Playa Hydrobase, debido a la cercanía de una base aérea para hidroaviones. Esta es sin duda una de las mejores playas de Senegal.

A lo largo de los tres kilómetros por los que se extiende la playa de Saint Louis se alinean grandes complejos hoteleros. Sus clientes tienen literalmente la playa a sus pies. Por otra parte la ciudad de Saint Louis queda un poco lejos, por lo que hace falta usar el transporte público para llegar hasta ella. La playa es amplia y tranquila, excepto el 15 de agosto, día en que se llena de gente para celebrar la Asunción, una de las grandes fiestas nacionales de Senegal.

Playa de Yoff

playas senegal Yoff
Fotografía de Isabelle Lemelin.

La localidad de Yoff, particularmente famosa por su larga y bonita playa, se ubica a unos 8 kilómetros al norte de Dakar. Su tramo más occidental, llamado Yoff Tongor, se halla cerca de un colorido y animado puerto de pescadores. Es habitual ver allí las tradicionales embarcaciones de pesca varadas en la arena, una imagen que forma parte del encanto del lugar. La parte oriental de la playa de Yoff es conocida también con el nombre de playa BCEAO, siglas del Banco Central de los Estados de África Occidental, cuyo edificio se levanta cerca de allí.

Yoff es un destino muy popular entre los surfistas, aunque al mismo tiempo es muy frecuentado por las familias, sobre todo los fines de semana. En este enorme arenal de 4 kilómetros hay espacio para todo el mundo. Sin duda el punto fuerte de Yoff es su fama de ser la más limpia de todas las playas en Senegal. De hecho, algunos medios especializadas han llegado a comparar sus aguas cristalinas con las de las Islas Seychelles.

Playa de los Almadíes

playas senegal Almadíes

En el extremo más occidental del territorio sengalés, y por tanto el punto situado más al oeste del continente africano, se esconde una maravillosa joya natural: la Playa de los Almadíes (en francés, Plage de la Pointe des Almadies). Sin discusión, esta es una de las mejores playas en Senegal.

Los Almadíes es una playa pequeña, de apenas 100 metros de largo. Se ubica justo al norte de la playa privada del Club Med. Un rincón de paz y tranquilidad a 10 kilómetros de Dakar, con buenos restaurantes y acogedores hoteles. Esta playa es ideal para ir con niños pequeños, pues existe una barrera de rocas que protege la costa del oleaje. Para los amantes del submarinismo, más allá de esta barrera hay ocultos bajo la superficie varios restos de naufragios entre los que bucear y dejar volar la imaginación.

Playa de Toubab Dialao

playas senegal Toubab Dialao

Existen algunas localidades en la costa senegalesa donde se ha conseguido alcanzar el equilibrio perfecto entre los modos de vida tradicionales y la actividad turística. Una de ellas es Toubab Dialao (o Toubab Dialaw), situada a poco más de una hora en coche de Dakar, en el corazón de la Petite Côte.

La atmósfera genuina que se respira paseando por las calles del pueblo es exactamente la misma que se disfruta en la playa. Las arenas doradas de Toubab Dialao no sólo ofrecen la posibilidad de unos días de relax junto al mar, sino que también brindan a los visitantes una interesante oferta cultural y de ocio, que va desde tiendas de artesanía a locales de música en vivo. Todo esto hace de Toubab Dialao una de las playas en Senegal con más personalidad y encanto.

Playa de Boucotto

playas senegal Boucotto
Fotografía de Bjørn Christian Tørrissen.

La región de Casamance, en el extremo más meridional de Senegal, cuenta con un litoral salvaje formado por manglares y largos arenales solitarios. Uno de sus mejores rincones secretos es la playa de Boucotto, ubicada cerca del Cabo Skirring.

Si hablamos de playas vírgenes, la de Boucotto es sin duda una las mejores playas de Senegal, además de una de las más grandes del país: nada menos que doce kilómetros de arena blanca, aguas limpias y naturaleza en estado puro. Un paraíso alejado del turismo de masas y especialmente indicado para los amantes de la tranquilidad y el ecoturismo.

Playa de Mamelles

playas senegal Mamelles

Bien protegida por los acantilados que la rodean, la pequeña Playa de Mamelles ofrece a los visitantes una preciosa pequeña bahía de arena tostada a menos de 10 kilómetros al oeste de Dakar. Debe su curioso nombre a la presencia cercana de dos colinas peladas de forma redondeada, bautizadas por los locales como mamelles, palabra que puede traducirse como «senos femeninos» en francés.

Las dos mejores palabras para definir esta playa son pulcritud y tranquilidad, cualidades que no siempre se pueden encontrar en otras playas en Senegal. Además de algunos restaurantes y coquetos hoteles, el paisaje de Playa de Mamelles está dominado por el gran faro que se levanta majestuosamente al sur, mirando hacia el puerto de Dakar.

Entre dunas y pirámides: así son los parques nacionales de Egipto que conquistan al público aventurero

Se estima que el 5% de la geografía egipcia está protegida por espacios naturales como Ras Muhammad, Nabq, el Desierto Blanco o Gebel Elba. Estos y otros parques nacionales de Egipto tienen mucho que ofrecer a los entusiastas del turismo de naturaleza.

Egipto no atesora el mejor historial de protección de vida silvestre. 57 años después de que Sudáfrica convirtiera a Kruger en el primer parque nacional del continente, las autoridades egipcias hacían lo propio con Ras Muhammad. A este primer espacio protegido siguieron otros muchos. En la actualidad, los mejores parques nacionales de Egipto abarcan 53 mil km2 de su geografía, sumando un total de 21 áreas de gran belleza.

A continuación se describirán los parques de Ras Muhammad, Nabq, Gebel Elba, Wadi El Gamal, Ras Abu Galum, Santa Catalina, Taba y del Desierto Blanco.

Ras Muhammad, Nabq, Gebel Elba y otros parques nacionales de Egipto

1. Parque Nacional Ras Muhammad

parques nacionales egipto Ras Muhammad

Creado en 1983, el parque nacional Ras Mohamed en Egipto es uno de los más populares de la región. Abarca tanto zonas áridas como una parte del Mar Rojo, donde la fauna marina y los arrecifes de coral son las principales atracciones de los buceadores. De ahí que sus aguas templadas y transparentes se hayan convertido en uno de los grandes centros de buceo a nivel mundial.

Ras Muhammad es un destino de fuertes contrastes, pues la superficie de sus aguas calmas y sin aparente vida esconden un mundo por descubrir. De hecho, de sus 480 km2, sólo 135 km2 son superficie terrestre. Y es que en este parque egipcio se pueden avistar más de 100 especies de peces, 25 erizos de mar, 40 de estrellas de mar y las famosas tortugas verde y carey. Por otra parte, Ras Muhammad es un destino accesible. Se encuentra tan sólo a 12 kilómetros de la ciudad turística Sharm el-Sheikh, en la parte más austral de la península del Sinaí.

2. Área Protegida de Nabq

La historia de los parques nacionales de Egipto es bastante reciente, y la del Área Protegida de Nabq está lejos de ser una excepción. Fue creada en 1992 y modificada en 1996 para agregar la zona de Dahab, abarcando 600 km2 de montañas imponentes, bosques de manglares yla costa de las aguas del golfo de Aqaba.

Nabq es habitado por aves como la garza, la espátula rosada y mamíferos como la gacela. Durante las excursiones de buceo es posible encontrarse con todo tipo de flora y fauna marina, con más de 400 especies marinas y unos 200 de corales. Gracias a su ubicación en la Gobernación de Sinaí del Sur, al nordeste del país está cerca de la ciudad Sharm el-Sheikh y el parque nacional Ras Mohamed, dos lugares imperdibles de cualquier viaje a Egipto.

3. Parque Nacional Gebel Elba

parques nacionales egipto Gebel Elba

Desde su creación en 1986, este parque nacional de Egipto se ha destacado no sólo por su gran extensión, de unos 35.600 km2, sino también por albergar una monumental elevación a la que debe su nombre: el Monte Elba, un pico de 1435 metros de altura que es una de sus principales atracciones. Pero este monte no es lo único que el Parque Nacional Gebel Elba puede ofrecer a sus visitantes.

Gebel Elba alberga un extenso tramo de arrecifes de coral, costas de manglares, llanuras desiertas y por supuesto, una diversa fauna silvestre. Los niveles de precipitaciones son bastante altos en esa zona, en comparación con otras cercanas, por lo que en Gebel Elba pueden avistarse águilas de Bonelli, buitres egipcios, osos hormigueros y leopardos. En su flora se destacan las poblaciones arbóreas de maringa y de acacias, además de los citados manglares.

Sin embargo, no es sencillo acceder a Gebel Elba. Es necesario conseguir permisos y un guía cualificado, ya que es una zona en disputa entre Sudán y Egipto, además de estar sumamente protegida. No obstante, esto lo convierte en un parque no tan masificado como otros, ideal para conocer Egipto en su estado más natural.

4. Parque Nacional Wadi El Gamal

parques nacionales egipto Wadi El Gamal

Con un total de 7450 km2, Wadi El Gamal brilla con especial intensidad gracias a la presencia de arte rupreste prehistórico en su territorio. Está ubicado a 45 km al sur de la ciudad Marsa Alam, en la zona este del país, y es conocido como el Valle de los Camellos, siendo éste uno de los animales más característicos de la región y al que se lo puede ver caminando en grupos o abrevando en las aguas.

Pero el camell, tan típico de la fauna y flora de Egipto, no el único que habita el Parque Nacional Wadi El Gamal. También alberga especies tan insólitas como los damanes o las dorcas.

Wadi El Gamal fue creado en el año 2003 con la finalidad de proteger sus especies residentes, algunas de las cuales se encuentran en peligro de extinción. Las visitas a este parque nacional deben ser cortas (no es posible alojarse en la zona) y siempre grupales. Con toda seguridad, el de Wadi El Gamal es uno de los mejores parques nacionales de Egipto.

5. Parque Natural Ras Abu Galum

parques nacionales egipto Ras Abu Galum

El de Ras Abu Galum es otro de esos parques nacionales de Egipto que se encuentra situado dentro del Sinaí del Sur, bien al este del mismo, sobre la costa del golfo de Aqaba. Ocupa una zona de casi 400 km2 y un destino privilegiado para observar un ecosistema muy diferente a los anteriores, por su cercanía con la costa.

Además de las clásicas dunas, wadis y paisajes desérticos, en Ras Abu Galum se dan cita bellísimos arrecifes de coral, que forman uno de los atractivos principales de la zona. Estos corales pueden apreciarse al máximo haciendo buceo con guías especializados. Ras Abu Galum fue declarada área protegida y, por eso mismo, dispone de áreas restringidas. Pero los habitantes locales, mayoritariamente beduinos, pueden guiar a los visitantes en camello por los sectores habilitados para el turismo.

6. Protectorado de Santa Catalina

parques nacionales egipto Santa Catalina

El Protectorado de Santa Catalina se sitúa al sur del desierto Sinaí. Ocupa un área de 4350 km2 de extensión, emplazándose en una región árida y montañosa. Fue nombrada como zona protegida en 1996 y es patrimonio mundial de la Unesco desde 2002.

Dentro de las reservas naturales de Egipto, el Área Protegida de Santa Catalina quizás sea la que ocupa un rol más histórico y social. Es que, además de ser el refugio de todo un ecosistema, en su interior viven alrededor de 7.000 beduinos egipcios y hay una gran cantidad de referencias religiosas. Destaca, por supuesto, el monasterio de Santa Catalina, ubicado donde Moisés habría visto la Zarza Ardiente y uno de los más antiguos del mundo que aún permanecen en actividad.

La flora local de este área protegida brilla con especial intensidad. Pueden verse infinidad de plantas endémicas y medicinales, tales como higueras, almendros, olivos y palmeras. A su vez, existen en la zona de Santa Catalina varias clases de murciélagos, reptiles y camélidos.

7. Área Protegida de Taba

parques nacionales egipto Taba

Aunque no figura como tal entre los parques nacionales de Egipto, el Área Protegida de Taba un cumple una finalidad bastante similar, preservando a numerosas especies en su interior. Se encuentra en el desierto Sinaí, a unos 550 kilómetros de El Cairo y abarca una superficie de alrededor de 3600 km2.

En Taba se pueden avistar más de 100 especies silvestres, entre las que se cuentan mamíferos como ciervos, íbices de Nubia o lobos, además de aves como buitres o cóndores y reptiles numerosos.

Por lo general, es posible visitar Taba, declarado como área protegida en 1998, haciendo un safari en camello con algún guía local. De esta forma, se puede apreciar la belleza de sus múltiples paisajes, sus cuevas y las formaciones geológicas que pueblan la región.

8. Parque Nacional del Desierto Blanco

parques nacionales egipto desierto blanco

Ubicado justo en el desierto de Farafra, el Parque Nacional del Desierto Blanco es una aventura bastante interesante para quienes se encuentren en este país africano y quieran hacer un paseo dedicado a la observación del paisaje.

A escasa distancia de la capital egipcia, este parque nacional de Egipto, nombrado como tal en 2002, se caracteriza principalmente por sus curiosas formaciones rocosas, que se dan únicamente en esta zona. Estas piedras son de caliza blanca, que una vez erosionadas por el viento y la arena toman unas formas sumamente curiosas. En el Desierto Blanco de Farafra habitan diversas especies de gacelas, cabras, zorros y chacales, siendo un destino de temperaturas elevadas.

Lista de reservas y parques nacionales de Egipto

  • Parque Nacional Gebel Elba
  • Parque Nacional Ras Muhammad
  • Protectorado de Santa Catalina
  • Parque Nacional Wadi El Gamal
  • Parque Natural Ras Abu Galum
  • Área Protegida del Lago Burullus
  • Área Protegida del Lago Qarun
  • Área Protegida de Nabq
  • Área Protegida de Taba
  • Reserva de la Biosfera Wadi Al Allaqi
  • Protectorado de Wadi El Rayan
  • Parque Nacional del Desierto Blanco

Así es la Roca Zuma, el misterioso monolito con rostro humano en Nigeria

Conocido como la ‘Puerta de Abuja’, la Roca Zuma presume de ser uno de los monumentos naturales más insólitos del planeta Tierra. Este monolito acoge la representación de un rostro humano en una de sus caras y está asociado con infinidad de mitos y leyendas.

Desliza el ratón/dedo para navegar entre las imágenes. Haz clic para ver la galería.

La Roca Zuma es un colosal monolito que se puede visitar en la zona de Níger, en Nigeria, y que se eleva a más de 1.100 metros de altura. Su lado Este tiene rostro humano, y existe la creencia entre los Gbagyi de que alberga poderes sobrenaturales que protegen a los habitantes de la zona. Zuma es candidata a convertirse en una de las Siete Maravillas Naturales de África.

A continuación se describirá la Roca Zuma y se profundizará en la historia y mitos detrás de este monolito.

Descripción de la Roca Zuma

Conocida a su vez como Zuma Rock, la Roca Zuma está ubicada en Madala, al norte de Abuya, a unos 50 kilómetros en la carretera que conecta con Kaduna.

Zuma tiene una extensión de 725 metros, un diámetro de 3,1 kilómetros, y destaca sobre el paisaje debido a que se eleva unos 1.125 metros sobre el nivel del mar. Su imagen sirve para representar una parte importante de Nigeria, ya que está presente en el billete de 100 Naira, la moneda nigeriana.

La Roca Zuma de Nigeria se caracteriza por la presencia de rasgos faciales en el lado Este del monolito. Una atenta mirada al mismo permite apreciar en la roca la imagen de un rostro humano, donde los ojos, la nariz y la boca son muy visibles y semejan los rasgos de un anciano.

Se cree que es la imagen de una deidad y que aún conserva a su alrededor los poderes ancestrales que protegen la zona. Algunas tribus, como el pueblo Gbagyi, opinan que la Roca Zuma es una puerta de entrada al más allá y que todos los espíritus que abandonan su cuerpo van hacia ese lugar. Se dice que nadie debe instalarse en la Roca Zuma porque, de lo contrario, los espíritus que viven en ella, los castigarán.

La Roca Zuma es un lugar muy visitado en los meses de abril a octubre, debido a que, por la época de lluvias, el ápice de la roca se incendia creando un paisaje enigmático. No se sabe a ciencia cierta el motivo por el que ocurre. Según el geólogo Kistso Ngargbu, profesor de la Universidad Estatal de Nasarawa, este fenómeno puede atribuirse a las intensas lluvias que arrastran fragmentos de roca a gran velocidad, produciendo fricción al deslizarse por la superficie a gran velocidad, lo que generaría un principio de fuego.

Otra forma de referirse a la Roca Zuma de Nigeria es la ‘Puerta de Abuja’, pues se sitúa a las afueras de la capital nigeriana. Aunque se dice que pertenece geográficamente a Madula, se le conoce más como un símbolo del paisaje de Abuja. Justo detrás de la roca se erige el pueblo de Zuma Rock, creado para albergar a los turistas que van a visitar expresamente este insólito monolito.

Se puede visitar libremente, si bien, para acceder a la cima, hay que pagar una pequeña entrada. Es necesario escalar durante unas cinco horas aproximadamente con lo que se tendrá una vista aérea de la ciudad de Abuja, así como de los territorios cercanos.

Es recomendable que esta visita sea realizada con una preparación adecuada para garantizar la seguridad. Se escala con cuerdas, cascos y botas especiales, además de contar con un escalador experto en la zona, que normalmente organiza rutas por el lado Este de la Roca Zuma, por ser el más accesible a los principiantes.

Historia y mitos de la Roca Zuma

Se conoce que los primeros habitantes se asentaron cerca de la Roca Zuma hacia el siglo XV. Fueron los pueblos Zuba y Koro quienes la encontraron y denominaron Zumwa, que significa ‘el lugar de la captura de las gallinas de Guinea’, debido a que esta especie aviar abundaba por la zona.

Los pueblos construyeron asentamientos y, en sus exploraciones, descubrieron el rostro espiritual de la roca, el cual vieron como una representación de una deidad y comenzaron a ofrecer sacrificios y a adorarla para que les protegiera del mal. De ahí que, en la actualidad, gran parte de las gentes de Gbagyi sigue asociando la Roca Zuma con una deidad protectora para su pueblo.

De hecho, se cuenta que, en ocasiones, se escuchan ruidos extraños, y, a veces, como un abrir y cerrar de puertas. Los más crédulos vinculan este fenómeno con la muerte de alguna persona importante y lo relacionan con el mito de que la Roca Zuma de Nigeria es, en realidad, una puerta al más allá que debe cruzar todo aquel que fallece.

Pero dentro de la mitología que rodea a la Roca Zuma también figuran teorías apocalípticas. Se cree que alberga en su interior una gran masa de agua, y que si en algún momento la roca se abriera por su ápice, podría sumergir una parte del planeta Tierra bajo sus aguas.

Desde el siglo XV hasta hoy, la Roca Zuma ha sido utilizada como defensa y también como escondite en situaciones de guerra contra tribus invasoras o fuerzas extranjeras.

De Kissama a Cangandala: así son los parques nacionales de Angola que sorprenden a los aventureros

Este país del África oriental ha perdido gran parte de tu territorio silvestre como consecuencia de las guerras, pero sigue conservando tesoros como Kissama, Cangandala, Iona y otros parques nacionales de Angola.

Angola es un destino soñado para los amantes de la naturaleza. De acuerdo al IUCN, casi un 7% de su territorio (87 mil km2) está protegido por espacios como Kissama, el primer parque nacional angoleño, así reconocido en 1975. Sin embargo, la Guerra Civil no sólo abrió profundas heridas en su sociedad, sino que arrasó gran parte de Kissama y otras áreas protegidas. No obstante, un recorrido por los mejores parques nacionales de Angola ayuda a entender por qué este país sigue enamorando a los viajeros occidentales.

A continuación se describirán los parques de Kissama, Cangandala, Iona, Cameia, Mupa, Bicuar, Kavango-Zambeze, Mavinga, Mucusso y luiana.

¿Cuáles son los mejores parques nacionales de Angola?

1. Parque Nacional de Kissama

parques nacionales angola Kissama

El parque nacional Kissama en Angola es el más importante de este país del África meridional. Cuenta con 12.000 km2 de extensión y está ubicado justo sobre la costa del océano atlántico.

Conocido a su vez como Quiçama, Kissama fue declarado parque nacional en 1957. Cabe destacar que, actualmente, es uno de los pocos parques nacionales en funciones en dicho país, debido a una guerra civil angoleña que se prolongó durante más de 20 años. Su acceso es sencillo, puesto que se encuentra a 120 kilómetros de distancia de Luanda, la capital de Angola.

Al estar bañado por el océano y, a su vez, contar con amplia presencia de vegetación y ríos, es muy común ver en este parque a gran cantidad de especies animales y vegetales insignes. Los elefantes son los reyes del lugar, aunque también hay antílopes de envergadura, leones e hipopótamos.

2. Parque Nacional de Cangandala

parques nacionales angola Cangandala

Con tan sólo 600 km2 de extensión, el parque nacional de Cangandala, Angola, es el más pequeño de esta nación africana. Se emplaza en la provincia de Malanje, y destaca por la presencia de una gran colonia de antílopes sable o palanca-negra en portugués, una subespecie que habita únicamente en esta nación y que da nombre a la selección angoleña de fútbol, conocidos como Las palancas negras.

Cangandala se caracteriza por su clima agradable, aunque no tiene ríos con flujo de agua continua en su superficie. Fue nombrado como parque nacional en 1970 y está considerado como uno de los los mejores parques nacionales de Angola para los amantes de los safaris de vida silvestre.

3. Parque Nacional de Iona

parques nacionales angola Iona

El parque nacional de Iona en Angola cuenta con una superficie de 15.200 km2, presumiendo de ser uno de los de mayor extensión en este país. Se encuentra en el extremo sur, junto a la costa del Océano Atlántico, y goza de un clima desértico y caluroso, que motiva que las especies de fauna y flora no sean tan variadas.

Una de las grandes señas de identidad de Iona son los reptiles, tales como lagartos, escíncidos o serpientes, que prácticamente se han adueñado del lugar. Los guepardos, antílopes y diversas aves abundan en las orillas del río Cunene, donde pueden avistarse en excursiones y paseos en barca.

Iona, cuya ciudad más cercana es Lubango, fue declarado parque nacional en 1964. Desde 2009 se encuentra inmerso en un proceso de transformación y modernización, que sin embargo no ha interrumpido el flujo de visitantes locales e internacionales.

4. Parque Nacional de Cameia

El Parque Nacional de Cameia se encuentra emplazado en la zona oriental de este país, en la provincia de Moxico, contando con una extensión de poco más de 1400 km2. Desde su fundación en 1938, Cameia se caracteriza por encontrarse en una zona de lagos y ríos, lo que hace que tenga un ecosistema muy particular, siendo un territorio pantanoso que permanece inundado durante gran parte del año.

Pero el de Cameia es otro de esos parques nacionales de Angola que ha sido arrasado por la guerra civil. Actualmente cuenta con muy poco personal y el área está devastada. No quedan muchos animales, y las pocas especies que sobreviven son víctimas de la caza furtiva. Su visita, por lo tanto, no es recomendable para el público turista.

5. Parque Nacional de Mupa

parques nacionales angola mupa

El parque nacional da Mupa en Angola fue creado como tal en 1964. Se sitúa en la región de Cunene, bien al sur del país, y comparte con el de Cameia su actual estado de abandono. Es normal encontrar habitantes angoleños y pastores nómadas en su superficie, que se encargaron de depredar las especies animales que poblaron la zona. Jirafas, leopardos, leones y hienas fueron sus habitantes originarios, aunque la República de Angola no descarta planes de repoblación en el futuro.

6. Parque Nacional del Bicuar

parques nacionales angola Bicuar

Bicuar o Bicuari es un parque nacional de Angola ubicado en la región sudoeste de este país, en la meseta de Huila. Su extensión es de casi 8.000 km2 y opera desde 1964. Bicuar se caracteriza por su clima caluroso y semi-árido, lo que no le impide contar con búfalos negros, ñus, antílopes, cebras, elefantes o guepardos en su superficie.

A diferencia de otros parques angoleños que se encuentran prácticamente abandonados, el de Bicuar está siendo rescatado por las autoridades tras la cruenta guerra civil que azotó durante años este país. Así es como se va restituyendo la fauna que alguna vez llegó a ser muy abundante.

7. Área de Conservación Kavango-Zambeze

parques nacionales angola Kavango-Zambeze

Si bien Kavango-Zambeze no es específicamente uno de los parques nacionales de Angola, sí es una enorme área de conservación de más 500.000 km2, que se extienden a caballo entre cinco países: Zambia, Namibia, Botsuana, Zimbabue y, por supuesto, Angola.

Dentro de la gran zona de Kavango-Zambeze se encuentran dos parques nacionales angoleños: Luiana y Longa-Mavinga, ambos en la parte austral del país. Al ser un área tan grande, su biodiversidad es realmente vasta, destacando leones, elefantes, guepardos, flamencos y perros salvajes. Igualmente sus ríos y afluentes están habitados por cocodrilos.

Kavango-Zambeze fue desarrollada en 2011, como parte de una iniciativa de la World Wide Fund for Nature, que logró reunir a los cinco países con el objetivo en común de preservar la flora y fauna de la zona.

8. Parque Nacional de Mavinga

parques nacionales angola Mavinga

Longa-Mavinga es otro parque nacional de excepción, emplazado en el sudeste del país, junto al parque de Luiana. Forma parte del área de conservación transfronteriza de Kavango-Zambeze y tiene una superficie de 22.000 km2.

Como ha sucedido con muchos parques de Angola, el impacto de la guerra civil fue devastador. Pero la belleza de sus bosques de miombos, sus ríos y las más de 150 especies de animales que habitan esta sabana de clima tropical están en su apogeo.

No sorprende que Longa-Mavinga sea considerado como uno de los mejores parques nacionales de Angola de cara al futuro, puesto que se está trabajando en la mejora de sus prestaciones desde su inclusión en el área Ka-Za en 2011.

9. Parque Nacional de Mucusso

parques nacionales angola Mucusso

El de Mucusso es un pequeño parque natural de Angola ubicado al sur del país, junto a la frontera con Namibia. Al igual que otras reservas de la misma zona, cuenta con amplios bosques, ríos y paisajes. Los safaris y excursiones al aire libre son populares en el programa de actividades de Mucusso, donde se pueden divisar búfalos, ñus, antílopes y perros salvajes, entre otras especies.

Si bien se sitúa junto a los parques de Mavinga y Luiana, Mucusso no forma parte de área de conservación de Kavango-Zambeze. Su ‘estado de salud’ es excelente, pudiendo visitarse durante los doce meses del año.

10. Parque Nacional de Luiana

parques nacionales angola luiana

Con 600 km2 de superficie, Luiana se ha ganado un puesto de honor entre los mejores parques nacionales de Angola. Fue creado en 1966 y se ubica junto a la reserva de Longa-Mavinga, integrándose en el área de conservación Kazango-Zambeze.

De ahí que hablar de Luiana y de Mavinga sea prácticamente hablar de un mismo parque. De hecho, ambos operan como un mismo espacio de conservación en la actualidad. Sus características climáticas y de biodiversidad guardan una estrecha relación, destacando por sus poblaciones de kudús, panteras, leones, guepardos e impalas.

Lista de reservas y parques nacionales de Angola

  • Parque Nacional del Bicuar
  • Parque Nacional de Cameia
  • Parque Nacional de Cangandala
  • Parque Nacional de Iona
  • Área de Conservación Kavango-Zambeze
  • Parque Nacional de Kissama
  • Parque Nacional de Mavinga
  • Parque Nacional de Luenge
  • Parque Nacional de luiana
  • Parque Nacional de Mucusso
  • Parque Nacional de Mupa
  • Reserva parcial de Búfalo
  • Parque natural regional de Chimalavera
  • Reserva parcial de Namibe
  • Reserva natural integral do Ilhéu dos Pássaros
  • Reserva natural integral de Luando

De Yankari a Gashaka-Gumti: estos son los parques nacionales de Nigeria que conquistan a los viajeros más intrépidos

Gran parte de la geografía nigeriana está protegida por reservas y parques como Yankari, Gashaka-Gumti, Okomu, el Río Cross o la Cuenca del Chad. Estos y otros parques nacionales de Nigeria abarcan casi un 15% de su territorio.

La red de espacios protegidos de Nigeria se inició oficialmente en 1979, cuando el lago Kainji recibió la denominación de Parque Natural por orden del ex presidente Olusegun Obasanjo. En la actualidad se cuentan por miles los parques y reservas de este país, sumando entre todos un total de 127.359 km2. No obstante, sus dimensiones y atractivo turístico son disparares. De ahí que la IUCN sólo reconozca 12 de los parques nacionales de Nigeria.

A continuación se describirán los parques de Yankari, Gashaka-Gumti, Okomu, del Antiguo Oyo, del Río Cross, la Cuenca del Chad, Kainji y Kamuku.

Explorando los mejores parques nacionales de Nigeria

1. Parque Nacional Yankari

parques nacional nigeria Yankari

El parque nacional Yankari en Nigeria es uno de los más importantes que existen en el continente africano. Cuenta con una extensión de 2.250 km2 y se encuentra ubicado en el centro-este nigeriano, siendo una puerta de entrada a la auténtica sabana africana, puesto que atesora todos los ingredientes buscados en estos ecosistemas.

En Yankari se pueden ver elefantes, monos, leones, antílopes, cebras, hipopótamos y hasta pavos reales, conviviendo un total de 50 especies de mamíferos y más de 300 de aves. Fue nombrado parque nacional en 1991.

Yankari tiene todas las facilidades para recibir visitantes y turistas. Para aquellos que no les interese tanto hacer un safari, pueden disfrutar de sus zonas arqueológicas y museo. Se puede acampar y también alojarse en cabañas. En definitiva, un parque destacable dentro de territorio nigeriano.

2. Parque Nacional Gashaka-Gumti

parques nacional nigeria Gashaka-Gumti

Situado en el sureste nigeriano, Gashaka-Gumti es considerado uno de los mejores parques nacionales de Nigeria. Su superficie abarca más de 6.000 km2, limitando casi con la frontera de este país con Camerún.

La orografía de Gashaka-Gumti destaca por su singularidad, destacando el pico más elevado de Nigeria: el Chappy Waddi, con 2.419 metros de altura. Es el hogar de animales de toda índole, tales como antílopes, elefantes, búfalos, perros salvajes o el eland gigante. Además, en la reserva habita la colonia de chimpancés más grande de la geografía nigeriana.

Este parque opera como tal desde 1991, destacándose por sus bosques tupidos y su paisaje con figuras geológicas irregulares. Existe una gran cantidad de poblaciones cercanas por las cuales se puede acceder al parque y conocer sus encantos.

3. Parque Nacional de Okomu

parques nacional nigeria Okomu

Okomu es un pequeño parque nacional de Nigeria, que cuenta con una extensión de 200 km2 ubicados al sudoeste de este país africano. Su ciudad más cercana es Ovia, y su relieve está bañado por ríos, pantanos y numerosas lluvias anuales.

La vegetación es sumamente espesa y abundante en Okomu, destacándose el árbol de seda y las ceibas. También la población animal sorprende por su riqueza y variedad. La misma incluye jabalíes, ciervos, cocodrilos, monos, loros o búfalos, además de 700 especies de coloridas mariposas.

Okomu funciona como parque nacional desde 1936. Cuenta con numerosas facilidades para el público visitante, que incluso se puede alojar dentro de sus fronteras, en algunas de las cabañas disponibles o también acampando.

4. Parque Nacional del Antiguo Oyo

parques nacional nigeria Viejo Oyo

El de Antiguo Oyo es otro de los parques naturales de Nigeria situados en la zona austral de su territorio. Tiene una superficie de más de 2.500 km2 y su ciudad más cercana es, justamente, Oyo.

En el parque nacional de Antiguo Oyo, el ojo humano se deleita con diferentes superficies geográficas, destacando los ríos, colinas y áreas habilitadas para la práctica del montañismo, uno de los puntos de interés de la reserva. En cuanto a fauna, hay que decir que la cercanía con numerosas poblaciones humanas ha mermado su número y la ha hecho peligrar. No obstante, Antiguo Oyo es el hogar de manadas de perros salvajes, búfalos, cérvidos varios y más de 50 tipos de pájaros.

Al encontrarse rodeado de poblaciones, su acceso es realmente fácil. Incluso se puede ir y volver en un mismo día sin ningún tipo de inconvenientes. Antiguo Oyo comenzó como una reserva en 1936 y fue actualizado a parque nacional en 1952.

5. Parque Nacional del Río Cross

parques nacional nigeria Río Cross

El Parque Nacional del Río Cross abarca una superficie de 4.000 km2 y se divide en dos zonas principales: Okwangwo y Oban. Queda situado al sur del país, junto a la frontera con Camerún.

Río Cross se define como un bosque tropical húmedo, bañado por el río que le da nombre y albergando en su interior un ecosistema notable. Casi el 80% de primates en territorio nigeriano pertenecen a este parque, famoso por sus colonias de gorilas, mandriles y chimpancés. Pero también pueden divisarse loros, elefantes, búfalos, hipopótamos y muchas más especies.

Desde 1991, Río Cross funciona como parque nacional, principalmente financiado por la World Wide Fund for Nature. La mayor organización conservacionista del mundo constribuyó a mejorar las prestaciones de la reserva y su potencial turístico. De ahí que este destino ocupe un lugar privilegiado entre los mejores parques nacionales de Nigeria.

6. Parque Nacional de la Cuenca del Chad

parques nacional nigeria Chad

Al extremo noreste del país, se encuentra la reserva de la Cuenca del Chad, otro de esos parques nacionales de Nigeria que vale la pena remarcar en cualquier wishlist turística. Está emplazado junto a la frontera con Chad y ocupa más de 2.200 km2 entre sus tres sectores.

El clima y superficie de este parque se corresponden con el típico de una sabana africana, con abundantes acacias y plantaciones de sorgo. Entre sus habitantes insignes se cuentan elefantes, búfalos, gacelas, hienas o perros salvajes. Sin embargo, debido a la caza furtiva, no existe hoy una vida animal tan espectacular como en otros parques similares en Nigeria.

A diferencia de otros parques nigerianos, el de la Cuenca de Chad se encuentra en un estado de mayor abandono, no recibiendo las aportaciones y estímulos económicos de otras reservas. No obstante, se puede visitar con guías especializados o por cuenta propia sin problema alguno.

7. Parque Nacional de Kainji

parques nacional nigeria Kainji

El de Kainji es un parque nacional de Nigeria que se encuentra localizado en la zona occidental del país, junto al lago que le da nombre. Tiene una superficie de más de 5.000 km2 y está dividido en tres áreas: una parte del lago Kainji, la reserva de Borgu y la de Zuguma.

La presencia del lago, en cuya área protegida la pesca está prohibida, separa a las dos partes principales del parque de Kainji. Su geografía posee el encanto del clásico paisaje de la sabana africana, con manadas de leones, elefantes, guepardos, antílopes, cocodrilos, lagartos y más de 80 tipos de peces de su lago.

Mientras la reserva de Zuguma no tiene caminos de fácil acceso, sí lo tiene la de Borgu, mucho más preparada para recibir al turismo. También el grueso de la flora y fauna más interesante se ubica en este sector, ya que es el que tiene el mejor drenaje y condiciones para tal fin. Funciona como parque desde 1978 y se encuentra bajo la administración del Servicio Federal de Parques Nacionales.

8. Parque Nacional de Kamuku

parques nacional nigeria Kamuku

En la parte noroeste de Nigeria, en el estado de Kaduna, se localiza el Parque Nacional de Kamuku, con una superficie de 1.120 km2 de pura sabana africana. Dentro de su vegetación típica de palmeras, acacias y sorgo puede avistarse una gran cantidad de animales: antílopes, cérvidos, simios diversos y diversas aves, como el Bucorvus abyssinicus, que sólo puede observarse en estas regiones.

Kaduna fue declarado parque nacional desde 1999 y está en plena fase de expansión, con un fuerte impulso hacia el ecoturismo. En los poblados de los alrededores se puede ver a los habitantes originarios kamuku, que le dieron nombre al parque y que han alcanzado fama mundial por su arte de alfarería. Por todo lo anterior, el de Kamuku es uno de esos parques naturales de Nigeria que no dejan indiferente al público turista.

Lista de parques nacionales de Nigeria

  • Parque Nacional del Antiguo Oyo
  • Parque Nacional del Río Cross
  • Parque Nacional de la Cuenca del Chad
  • Parque Nacional Gashaka-Gumti
  • Parque Nacional de Kainji
  • Parque Nacional de Kamuku
  • Parque Nacional de Okomu
  • Parque Nacional Yankari

Arquitectura medieval, museos y fantasmas en el Castillo de Buena Esperanza de Ciudad del Cabo

El Castillo de Buena Esperanza de Ciudad del Cabo fue construido en el siglo XVII por la Compañía Neerlandesa de las Indias Orientales. Alberga varios museos en su interior y es también un lugar de leyendas y creencias paranormales.

Desliza el ratón/dedo para navegar entre las imágenes. Haz clic para ver la galería.

El Castillo de Buena Esperanza se emplaza en la capital sudafricana y es una fortaleza de trace italienne con más de 300 años de antigüedad. Declarado ‘monumento nacional’ en 1936, este edificio es el hogar de numerosos fantasmas, como Pieter Gysbert van Noodt o Lady Ann Barnard.

A continuación se describirá el Castillo de Buena Esperanza y se profundizará en su historia y orígenes, haciendo una mención especial a sus fantasmas.

Descripción del Castillo de Buena Esperanza

El Castillo de Buena Esperanza fue edificado entre los años 1666 y 1679 por la Compañía Neerlandesa de las Indias Orientales. En sus orígenes recibía el nombre de Kasteel die Goeie Hoop. Su estructura se basa en una estrella de cinco puntas, donde se distribuyen varias salas que hoy hacen las veces de museos.

El interior del Castillo de Buena Esperanza ha sufrido cambios en función de los usos que ha recibido a lo largo de los siglos. Ha albergado una iglesia, diversas tiendas, una panadería y varios talleres, además de haber servido como prisión, dando testimonio de ello los calabozos ubicados en la planta baja.

En la actualidad acoge algunos de los museos más importantes de Sudáfrica, como son el Museo de Wiliam Fehr, con recopilaciones de cultura y arte africano, o el Museo Militar del Castillo, con una gran colección de objetos e historia bélica de la zona. Dentro de este espacio puede visitarse una exposición permanente llamada FIRED, ubicada en el granero del castillo y que alberga una gran colección de cerámica.

El Castillo de la Buena Esperanza, Ciudad del Cabo también alberga la Casa Museo de Irma Stern, una artista plástica que dejó una larga colección de tesoros africanos. Igualmente sirve de sede de la South African Defence Force (ejército sudafricano), así como la del Regimiento de Montañeses de Ciudad del Cabo. Y relacionado con todos los museos se encuentra una tienda de regalos para comprar algunos recuerdos del lugar.

Junto a la Capilla del Castillo de la Buena Esperanza, Ciudad del Cabo, se puede encontrar un monumento en honor a Krotoa, una líder de la nación Khoi. El espíritu de esta mujer fue repatriado a su lugar original de entierro del Castillo de Buena Esperanza, Sudáfrica, al conmemorarse los 350 años y es una figura muy conocida en Ciudad del Cabo por la contribución que hizo a su país.

En el castillo hay varios salones que se utilizan para celebrar exposiciones artísticas y eventos culturales, aunque se sabe que en la época que se construyó servirían para albergar a los invitados de fiestas o reuniones importantes. En el patio delantero del castillo se puede disfrutar de un restaurante.

101Africa recomienda

El Castillo de Buena Esperanza figura entre los destinos más populares para celebrar Halloween

A pesar de sus muchos años, el Castillo de Buena Esperanza en Ciudad del Cabo es una de las fortalezas mejor conservadas, aunque es cierto que ha sufrido modificaciones en su estructura.

Por ejemplo, la entrada del castillo estaba ubicada en otro lugar, pero debido a que las olas impedían el acceso cuando la marea subía (por estar construido en la Bahía Mesa o Bahía Table), tuvieron que hacer reformas. A nivel externo, también hay otras renovaciones que pueden confundirse con las construcciones originales y las añadidas, particularmente en el siglo XVIII.

Historia del Castillo de Buena Esperanza

La historia del Castillo de Buena Esperanza de Ciudad del Cabo se inicia en el año 1652, cuando la Compañía Holandesa de las Indias Orientales, DEIC, se estableció en la Bahía Mesa (o Bahía Table) con el objetivo de servir de lugar de descanso a los barcos que hacían una ruta desde Europa hasta el este de Asia. También ostentaban el monopolio sobre el comercio de especias.

Durante los años 1666 y 1679 se construyó el edificio que albergaría el Castillo de Buena Esperanza de Sudáfrica, un sustituto de un fuerte antiguo, el Fort de Goede Hoop, que fue construido por Jan van Riebeeck, primer comandante del Cabo. Fue hecho de madera y arcilla.

El Castillo de la Buena Esperanza fue erigido por Zacharias Wagenaer, sucedor de van Riebeeck, quien se encargó de dar vida al castillo con su forma de estrella. A pesar de la petición de construcción de este castillo, sufrió varios parones debido al gasto que se generaba por las obras. Por eso, desde el 2 de enero de 1666, que fue cuando se colocó la primera piedra, pasaron 13 años hasta que se finalizó en abril de 1679.

101Africa recomienda

Ciudad del Cabo, Johannesburgo y otras increíbles ciudades de Sudáfrica para visitar

El color elegido para la fortaleza fue el amarillo debido a que era el que disminuía la sensación del calor y del sol. Después de su finalización, en 1684 se agregó un campanario sobre la entrada principal con una campana que hoy sigue siendo la misma y es la más antigua de Sudáfrica. Está hecha en Amsterdam en 1697 con un peso de unos 300 kilogramos. El objetivo de esta campana era el de avisar a todos los ciudadanos si había peligro o bien para anuncios importantes.

En ese tiempo, el Castillo de Buena Esperanza tenía una iglesia, varios talleres, una panadería, tiendas, celdas, viviendas y otras instalaciones. El patio interior está dividido por un muro que se utilizó para proteger a los habitantes por si había un ataque en el lugar. Allí es donde se encuentra el Balcón de Kat, con las estatuas de los ‘Reyes del Castillo’. Este balcón no fue originariamente construido sino que se hizo en 1695, aunque se reconstruyó entre 1786 y 1790. Se utilizaba para hacer anuncios a los habitantes de Ciudad del Cabo.

Fue entre 1899 y 1902 cuando la función del Castillo de la Buena Esperanza cambió y fue utilizado como prisión. Esas celdas aún continúan en el Castillo y se pueden ver. En el año 1936, el Castillo de Buena Esperanza fue declarado Monumento Nacional (y ahora es Patrimonio Nacional también).

Los fantasmas del Castillo de Buena Esperanza

El Castillo de Buena Esperanza, en Ciudad del Cabo, es uno de esos destinos que llama la atención como lugar relacionado con leyendas e historias de fantasmas. Son muchos los turistas que han experimentado fenómenos paranormales que no serían fáciles de explicar: luces que se encienden y apagan por sí mismas, voces espectrales, sonidos de una campana, etc.

Hay algunas referencias a figuras históricas relacionadas con el Castillo de Buena Esperanzaque bien podrían ser las causantes, debido a las muertes que ocurrieron en los límites de la fortaleza. Existe la creencia de que podría albergar almas atormentadas por lo que hicieron en vida.

El fantasma de Pieter Gysbert van Noodt

Pieter Gysbert van Noodt fue el Gobernador del Cabo de Buena Esperanza de 1727 a 1729. Se dice de él que era una persona muy desagradable y combativa, que trataba muy mal a sus soldados.

Uno de los relatos que se cuentan de él es que envió a la horca a siete soldados porque quisieron desertar. A pesar de que la sentencia (por el consejo militar) era la de apalearlos y deportarlos, van Noodt decidió dar un escarmiento al resto de hombres y cambió su condena. Uno de esos soldados, clamó al cielo por venganza.

Según dicen, Pieter Gysbert van Noodt murió esa misma noche, sentado en su silla, con el rostro desencajado como si hubiera visto algo aterrador. Tanto miedo le tenían a que su cuerpo pudiera estar maldito, que el ataúd que se enterró estaba vacío, para no manchar el campo santo. En cuanto a su cuerpo, este fue echado a una fosa.

El fantasma de la celda del agujero negro

El Castillo de Buena Esperanza de Ciudad del Cabo tiene varias celdas, pero, en su día, algunas de ellas, por las subidas de las mareas del mar, se acababan inundando. Por eso, son conocidas como las celdas de ‘agujero negro’.

Se cuenta que muchos perecieron ahogados en sus celdas ya que estas se inundaban por completo. Además, a los presos se los ataba por las noches para que no tuvieran posibilidad de escapar.

El fantasma de Lady Ann Barnard

Otra de las presencias que se dicen reside en el Castillo de Buena Esperanza de Sudáfrica es el de Lady Ann Barnard, una mujer escritora de viajes, artista y famosa escocesa. Ella hizo construir una sala de baile y la piscina con diseños de delfines, donde se bañaba desnuda. Y tanto amaba ese lugar que decidió quedarse para siempre en él.

Sol y playa en la Nación del Arcoíris: 21 playas de Sudáfrica donde perderse

La Nación del Arcoíris acoge verdaderos paraísos de aguas cristalinas en sus 2.800 kilómetros de costa. Boulders, Muizenberg, Paradise o Durban son algunas de las playas más bonitas en Sudáfrica.

Las playas sudafricanas gozan de una merecida fama internacional. Regadas por el Atlántico Sur y el Océano Índico, sus arenales atraen a millones de turistas al año, no necesariamente atraídos por el sol sudafricano, sino por sus poblaciones de pingüinos y tiburones, la práctica del surf o el encanto de urbes como Ciudad del Cabo o Puerto Elizabeth.

¿Cuáles son las mejores playas de Sudáfrica? Entre las localidades costeras de Alexander Bay y Nkundwini se asientan playas tan famosas como Boulders, Durban o Muizenberg. Pero también hay sitio para arenales vírgenes como Sandy Bay, aguas tan peligrosas como Gansbaai o entornos repletos de playas y calas como la Bahía de Jeffreys.

A continuación se describirán las playas de Durban, Muizenberg, Boulders, Hout Bay, Paradise, Camps Bay, Clifton, Margate, Coffee Bay, Mdumbi, Hobie, Thompson’s Bay, Kelly’s Beach, Umhlanga Rocks, Noordhoek, Platboom Bay, Llandudno, Humewood, Noetzie, Gansbaai, Sandy Bay y Cabo Vidal.

Playa de Durban

playa de durban sudafrica

La llamada Golden Mile de Durban, un arenal de más de 12 kilómetros de arena dorada y aguas cálidas, es un destino turístico muy popular, tanto dentro como fuera del país. Las playas de Durban, Sudáfrica, ofrecen baños seguros gracias a un sistema de redes submarinas que impiden el acceso de los tiburones a la orilla. Desde el puerto de la ciudad hacia el norte, el viajero se encuentra con una formidable sucesión de hermosas playas, a cuál más hermosa.

Addington Beach es la preferida por las familias, mientras que North Beach está considerada una de las mejores playas para surfear en Sudáfrica. No menos atractivas son South Beach, paradigma de playa urbana dotada de todos los servicios y comodidades. Bay of Plenty, por su parte, está flanqueada por un elegante paseo marítimo, con restaurantes marineros y centros comerciales.

Playa de Muizenberg

playa de Muizenberg sudafrica

La hilera de casetas de madera, pintadas de vivos colores, son una de las señas de identidad de la playa de Muizenberg, en Ciudad del Cabo. Esta peculiaridad es un guiño a las playas europeas de la Belle Époque.

Pero si hay algo por lo que Muizenberg es incluida invariablemente en todas las listas de playas famosas de Sudáfrica es por ser la cuna del surf en este país. Es difícil saber si esto es cierto, pues tal honor se lo disputan varias playas. Lo que está fuera de duda es su éxito entre el público surfista, que se desplaza desde todos los rincones para ‘cabalgar’ las olas de Muizenberg.

Pero además, Muizenberg Beach destaca entre las playas de Sudáfrica por su destacada oferta gastronómica. Y es que este es el mejor destino para saborear el típico braai, la deliciosa parrillada de pescado sudafricana.

Playa de Boulders

En la orilla oriental de la Península del Cabo se encuentra Boulders Beach, a menudo referida como la playa de pingüinos en Sudáfrica por los propios turistas. Esta pequeña cala arenosa, de apenas 200 metros de longitud, está bien resguardada por grandes rocas de granito, que dan nombre a este exótico destino.

La playa de Boulders en Sudáfrica forma parte del Parque Nacional Montaña de la Mesa, hogar de una colonia de pingüinos, que son el gran reclamo turístico del lugar. Estas aves crían en la zona y se alimentan de los ricos bancos de pesca de la Bahía Falsa. Acostumbrados a la presencia humana, no se asustan de sus visitantes. Desafortunadamente, está prohibido acercarse a ellos y, además, el baño no está permitido en esta playa.

101Africa recomienda

Ciudad del Cabo, Johannesburgo y otras increíbles ciudades de Sudáfrica para visitar

Playa de Hout Bay

playa de Hout Bay sudafrica

Hout Bay es una pequeña localidad situada a unos 20 kilómetros al sur de Ciudad del Cabo. Su playa, de unos 600 metros de largo, se distingue por su ambiente familiar, estando equipada con todos los servicios.

Las aguas de Hout Bay, siempre tranquilas, son ideales para el baño y la práctica de actividades acuáticas. En este sentido es, sin duda, una de las mejores playas de Sudáfrica, completamente segura gracias a la red anti-tiburones que cierra la boca de la bahía. Al igual que sucede en otras playas en Ciudad del Cabo, Sudáfrica, aquí es posible avistar delfines, ballenas, focas y otras especies exóticas. En el pequeño puerto que hay junto a la playa zarpan a diario barcos turísticos, que permiten contemplar de cerca a estos mamíferos marinos.

Paradise Beach y otras playas de Jeffreys Bay

playa de Jeffreys Bay sudafrica

Al oeste de la ciudad de Port Elizabeth se encuentra la Bahía de Jeffreys, un tramo costero donde están las mejores playas de Sudáfrica, o por lo menos algunas de las más espectaculares. La más grande y famosa de todas es Paradise Beach, un lugar que hace honor a su nombre gracias a su aspecto completamente virgen.

A lo largo de este inmenso arenal de más de 20 kilómetros es imposible encontrar un solo hotel o resort. Tampoco hay sombrillas ni palmeras, ni un pequeño rincón donde guarecerse. Solamente grandes dunas, aguas transparentes y una belleza salvaje inigualable, que definen la identidad de esta playa.

Al este de Paradise Beach se encuentran otros arenales, ya no tan solitarios, aunque igualmente bellos. Los más destacadas son Dolphin Beach, una de las principales playas de surf en Sudáfrica; Clapton’s Beach, donde se levantan enormes dunas, y Point Beach, muy cerca ya de Port Elizabeth.

Playa de Camps Bay

playa de Camps Bay sudafrica

Camps Bay es una pequeña bahía con forma de media luna, cuyas aguas limpias y arenas doradas brillan con especial intensidad. Se ubica a unos 7 kilómetros al suroeste de Ciudad del Cabo, a los pies de la espectacular montaña de los Doce Apóstoles.

Esta playa de Sudáfrica, bañada por las aguas del Atlántico, cuenta con un moderno equipamiento y numerosos servicios. Es un destino muy frecuentado por las parejas sudafricanas para celebrar bodas en un entorno natural y romántico, especialmente al atardecer.

Playa de Clifton

playa de Clifton sudafrica

Inmediatamente después de Camps Bay, apenas medio kilómetro más hacia el norte, se extiende la gran playa de Clifton. A pesar de ser en realidad un único y largo arenal, las rocas dividen Clifton Beach en cuatro playas diferentes (1ra, 2da, 3ra y 4ta). Cada una de ellas ocupa un puesto de honor en la lista de playas bonitas en Sudáfrica sin discusión.

La última de los arenales de Clifton es el más grande y de mayor anchura. Allí se dan cita grupos de jóvenes para jugar a rugby sobre la arena o para disfrutar de la amplia oferta gastronómica de los muchos restaurantes que pueden encontrarse a pie de playa, como el Coco Mojo Bar & Grill o el Clifton Noodle Bar.

Playa de Margate

Unos 100 kilómetros al sur de Durban, en la costa del Índico, se esconde una de las playas más famosas de Sudáfrica: la de Margate. Este arenal, de casi 1 kilómetro de longitud, conserva todo el encanto de las playas solitarias y salvajes de África, con aguas cálidas durante todo el año.

Aunque ofrece muchos servicios y opciones de ocio, los hoteles, tiendas y restaurantes se concentran en los puntos de acceso a Margate, dejando libre el tramo litoral. Dispone, además, de una larga pasarela peatonal sobre la arena que recorre toda la playa de norte a sur, ideal para dar largos paseos.

Las playas de Margate, Sudáfrica son muy apreciadas por las familias numerosas gracias a su alto estándar de seguridad: una gran barrera anti-tiburones mantiene las aguas libres de visitantes no deseados.

101Africa recomienda

¡Maratón de parques! Kruger, Pilanesberg, Chobe y otros parques nacionales de Sudáfrica

Playa de Coffee Bay

playa de Coffee Bay sudafrica.
Fotografía de Herman Smit.

Wild Coast, una franja costera que se extiende por más de 200 kilómetros entre las ciudades de Durban y Port Elizabeth, es el hogar de algunas de las mejores playas de Sudáfrica. Una de ellas es Coffee Bay: 200 metros de arenas tostadas, ocultas tras verdes colinas junto a la desembocadura del río Nenga.

Coffee Bay es un destino muy frecuentado por mochileros y amantes de la naturaleza. En sus orillas se puede contemplar uno de los paisajes más curiosos de la costa sudafricana: Hole in the Wall, un gran farallón que emerge frente a la playa y que ofrece el aspecto de un portentoso arco natural.

La playa de Coffe Bay es completamente virgen, pero justo detrás de las colinas se pueden encontrar algunos hoteles y restaurantes. También dispone de pequeñas granjas donde alquilar caballos, perfectos para recorrer los senderos de la zona.

Playa de Mdumbi

playa de Mdumbi sudafrica

Unos 30 kilómetros al norte de Coffee Bay se esconde otra de las joyas secretas de la Wild Coast: la playa de Mdumbi, ubicada en la desembocadura del río de nombre homónimo. Rodeada de verdes colinas y totalmente libre de construcciones o estructuras artificiales, Mdumbi no sólo es una de las playas más lindas de Sudáfrica, sino también una de las favoritas de los amantes del surf. Su oleaje es el reclamo más poderoso de este pequeño arenal de 300 metros de longitud, que cada año atrae a cientos de miles de visitantes.

Playa de Hobie

playa de Hobie sudafrica

Hobie es una gran playa urbana de un kilómetro de longitud, situada en la ciudad de Port Elizabeth, siendo una de las preferidas de los sudafricanos para disfrutar del baño y tomar el sol. Pero por encima de todo destaca por su amplia oferta de ocio. Y es que Hobie es una de esas playas de Sudáfrica para visitar que no defraudan a los viajeros y practicantes de deportes acuáticos.

En las orillas de Hobie se celebra el Festival Splash, un evento anual dedicado a los deportes náuticos. Para disfrutar del fantástico ambiente de Hobie es imprescindible dejarse caer por el legendario Shark Rock Pier, el gran icono de esta playa. Se define como un muelle circular de 137 metros de largo, que parece estar suspendido sobre el agua.

Playa de Thompson’s Bay

playa de Thompson’s Bay sudafrica

En ninguna lista de las mejores playas de Sudáfrica debería faltar este nombre: Thompson’s Bay. Esta pequeña pero preciosa playa se sitúa unos 50 kilómetros al norte de Durban, en la no menos bonita localidad costera de Ballito.

Bien protegida por una barrera contra tiburones, siempre equipada con los servicios básicos, Thompson’s Bay es un coqueto arenal de apenas 100 metros de largo, ubicado en el fondo de una cala resguardada de los vientos del océano. En la zona de rocas hay una piscina natural muy apreciada por los bañistas: Charlie’s Pool, un peculiar rincón junto a la costa donde puede disfrutarse de un baño tranquilo, siempre que se vaya con cuidado de evitar pisar uno de los erizos de mar.

Playa de Kelly (Kelly’s Beach)

playa de Kelly’s Beach sudafrica

Kelly’s Beach es la playa de la localidad turística de Port Alfred, situada a unos 100 kilómetros al este de Port Elizabeth. Sus más de 1.000 metros de extensión se asientan en la desembocadura del río Kowie, destacando por sus finas arenas y la calidad de sus aguas. Estas características, conjuntamente con su completa oferta de servicios, convierten a Kelly en un destino ideal para las familias.

Una cualidad única de Kelly’s Beach es la existencia de dos plataformas elevadas junto a la orilla. Desde ellas se pueden avistar las ballenas que, entre septiembre y noviembre, frecuentan las costas de Ciudad del Cabo. También son un balcón privilegiado para disfrutar de espectaculares puestas de sol. Por todo lo anterior, este destino presume de ser una de las playas turísticas de Sudáfrica por excelencia.

Playa de Umhlanga Rocks

playa de Umhlanga Rocks sudafrica

El Océano Índico tiene aguas particularmente cálidas, con temperaturas medias de entre 24 y 26 º C grados durante el periodo estival. Uno de los mejores lugares para disfrutar de ellas es Umhlanga Rocks, a las afueras de Durban.

Alejada del bullicio de la ciudad, Umhlanga Rocks ofrece un fabuloso catálogo de playas cálidas en Sudáfrica, como Umdloti, de casi 2 kilómetros de arenas doradas desde las que es posible avistar delfines en cualquier época del año. La Lucia, por su parte, es muy conocida por sus espectaculares fondos marinos, mientras que Mount Edgecombe es un tranquilo arenal dotado de todos los servicios.

Playa de Noordhoek

playa de Noordhoek sudafrica.
Fotografía de Hilton Teper.

Con sus más de 8 kilómetros de longitud, Noordhoek una playa de aspecto virgen ubicada en la costa del Cabo Atlántico. Sus límites están marcados por el bello faro de Kommetjie y por un vertiginoso acantilado en el extremo el pico de Chapman.

Noordhoek mantiene su aspecto de playa salvaje gracias a las colinas y los humedales protegidos que se encuentran tierra adentro. Los mismos actúan como barrera natural con los suburbios meridionales de Ciudad del Cabo. Una de las actividades preferidas de los que visitan la playa de Noordhoek es pasear a caballo por sus orillas, chapoteando en el agua y explorando los caminos que se pierden entre los humedales.

Playa de Platboom Bay

playa de Platboombay sudafrica

A unos 65 kilómetros al sur de Ciudad del Cabo, en el extremo sudoeste de la península, se encuentra la playa de Platboom, un hermoso arenal que se emplaza a las puertas de la Reserva Natural del Cabo de Buena Esperanza, considerado como una de las mejores playas en Sudáfrica para practicar el kitesurf y el windsurf, deportes muy populares en este país.

Platboom no es un destino familiar, pues el oleaje puede alcanzar niveles agresivos, no disponiendo de socorristas. No obstante, los hay que prefieren disfrutar de actividades más seguras y tranquilas como rodar por las grandes dunas, avistar las numerosas especies de aves que frecuentan la playa o bañarse en las piscinas naturales de la costa.

101Africa recomienda

Top 15 lugares que ver en Sudáfrica que te impresionarán

Playa de Llandudno

playa de Llandudno sudafrica

Una media luna de aguas color turquesa, así se podría definir a la playa de Llandudno, situada entre Hout Bay y Camps Bay, muy cerca de Ciudad del Cabo. Fue bautizada así por su parecido con el arenal de nombre homónimo que se encuentra en la costa de Gales, Reino Unido.

El azul tranquilo de las preciosas aguas de Llandudno es engañoso, pues este punto ha sido testigo de numerosos naufragios a lo largo de la historia. En todo caso, bañarse en esta playa es completamente seguro. La longitud de la playa supera los 500 metros, disponiendo de una característica arena blanca y fina.

Como sucede en casi todas las playas sudafricanas, Llandudno es frecuentada por grupos de surfistas en busca de olas, aunque siempre hay espacio para tumbarse al sol y relajarse sin ser molestado. Por otra parte, apenas hay comercios y restaurantes cerca, lo que reduce la masificación turística durante la temporada alta.

Playa de Humewood

playa de Humewood sudafrica

Junto a Hobie, el arenal de Humewood es la otra gran playa urbana de Port Elizabeth. Un destino turístico reconocido por su calidad, la belleza de su paisaje y su seguridad. Las aguas son siempre tranquilas y cálidas, por lo que está considerada como una de las playas de Sudáfrica más recomendada para familias con niños.

A poca distancia de la playa de Humewood se encuentra el famoso muelle circular de Shark Rock Pier. También hay muchos restaurantes, bares y heladerías, así como el complejo de entretenimiento de Boardwalk, sede de un casino y un centro comercial, a 10 minutos a pie.

Playa de Noetzie

playa de Noetzie sudafrica

La Garden Route, la carretera panorámica que recorre la espectacular costa meridional de Sudáfrica, tiene una parada obligada en Noetzie. Este es un lugar único en el país, pues permite al viajero disfrutar de un día de sol y playa en un marco incomparable: una playa rodeada de viejos castillos y fortalezas del siglo XVII.

Noetzie asienta sus arenas en la desembocadura del río del mismo nombre, que desemboca en el mar tras atravesar un espeso bosque mediterráneo. No es una playa muy larga (apenas unos 100 metros), pero sí muy profunda. Sus aguas prístinas son un imán para los amantes del submarinismo.

Playa de Gansbaai

playa de Gansbaai sudafrica

La playa de Gansbaai, Sudáfrica, se encuentra muy cerca del Cabo Agulhas, en el extremo sur del continente africano. En realidad, la llamada bahía del ganso es una concatenación de pequeñas playas que se extienden a lo largo de unos 4 kilómetros. Todas ellas arenales de gran belleza y equipadas con buenos servicios.

Pero Gansbaai tiene una rara cualidad: es una de esas playas de Sudáfrica con tiburones. Estos depredadores se acercan a la costa en busca de alimento en cualquier época del año. Por las características propias de Gansbaai, es imposible colocar barreras submarinas que bloqueen el paso a los escualos. Darse un chapuzón en sus aguas conlleva, por este motivo, un riesgo elevado, como se advierte en los letreros que jalonan toda la costa. La presencia de tiburones es para muchos viajeros un verdadero incordio; para otros en cambio, un aliciente más para la visita.

Playa de Sandy Bay

playa de Sandy Bay sudafrica

Los viajeros que busquen playas nudistas en Sudáfrica no pueden dejar de visitar Sandy Bay, al sur de Llandudno. En realidad, es la única playa del país donde se practica el naturismo.

Sandy Bay es una joya escondida entre verdes colinas y altas dunas. Se divide en secciones por grandes losas de granito. Las virtudes de Sandy Bay, como su aspecto salvaje y solitario o su ubicación remota, son al mismo tiempo sus inconvenientes principales: sólo se puede acceder a ella a pie tras una caminata de media hora y no ofrece ninguna clase de servicios.

Playa de Cabo Vidal

playa de cabo vidal sudafrica

Más de 200 kilómetros al norte de Durban, bañada por las cálidas aguas del Océano Índico, se encuentra la magnífica playa de Cabo Vidal (Cape Vidal), que lleva el nombre del navegante británico que fondeó allí por primera vez, Alexander Emeric Vidal. Este inmenso arenal de más de 20 kilómetros de longitud es un paraíso para los amantes del surf y un destino turístico de cinco estrellas.

La playa forma parte del Parque Natural del Humedal de Isamangaliso, de manera que los visitantes deben observar unas estrictas reglas, con el fin de no dañar el hábitat natural de algunas especies. Por ejemplo, está prohibido bañarse durante la época de desove de las tortugas marinas, que tiene lugar entre diciembre y enero.

La Piedra de Livingstone y Stanley, uno de los grandes iconos de la historia africana

La Piedra de Livingstone y Stanley es uno de los monumentos más emblemáticos de Burundi, conmemorando el encuentro entre el Dr. David Livingstone y el explorador Henry Morton Stanley en 1871, tras haberse conocido en Ujiji dos semanas antes.

Desliza el ratón/dedo para navegar entre las imágenes. Haz clic para ver la galería.

Uno de los mayores atractivos que se encuentran en Burundi es la Piedra de Livingstone y Stanley. Está ubicada a las afueras de Buyumbura, a 12 kilómetros, cerca de la desembocadura del río Mugere. Es un lugar histórico, considerado el punto en que David Livingstone, explorador y misionero, se encontró en 1871 con Henry Morton Stanley, explorador y periodista.

A continuación se describirán la Piedra de Livingstone y Stanley. También se profundizará en su historia, relacionada con la célebre frase “Dr. Livinstone, supongo”.

Descripción de la Piedra de Livingstone y Stanley

La Piedra de Livingstone y Stanley se encuentra al sur de Buyumbura, muy cerca del lago Tanganica. Se define como una piedra grande dispuesta de manera vertical sobre un terreno plano. Mide más de 3 metros de alto y 2 de ancho, llegando a ser casi un paralelogramo.

Este monumento fue erigido en algún punto de la década de 1950 por las autoridades coloniales belgas en conmemoración del encuentro entre los dos exploradores británicos. Destaca del paisaje debido a su coloración, pues su color rojizo contrasta con el azul del cielo y el verde del entorno durante la estación de lluvias, lo que hace que sea claramente identificable para el público turista.

Cerca de la Piedra de Livingstone y Stanley hay un círculo de piedras más pequeñas que la rodean, además de un asentamiento donde la gente local desarrolla una vida tradicional. También se pueden encontrar puestos ambulantes que ofrecen alimentos y aperitivos al público turista.

Lo más característico del Monumento a Livingstone y Stanley es la inscripción visible en una de sus caras: Livingstone – Stanley, 25-XI-1971. La misma deja constancia de la fecha en que ambos exploradores se encontraron, un momento de gran repercusión para la época, ya que ponía fin a la misteriosa desaparición de Livingstone.

Este monumento es difícil de localizar, pues no se ubica en la carretera principal, sino en una de sus desviaciones cercanas al río Mugere. En sus inmediaciones se ubica un pequeño centro de visitantes que dispone de información de interés turístico, principalmente en francés.

¿Cuál es la historia detrás de la Piedra de Livingstone y Stanley?

De entre los muchos exploradores que pasaron por África en el siglo XIX, dos de los nombres más famosos, David Livingstone y Henry Morton Stanley, destacaron entre los demás. Prueba de su encuentro, se erige en Burundi la Piedra de Livingstone y Stanley, un monumento que representa el primer encuentro entre estos exploradores, un hito histórico que ha sido recreado en infinidad de libros, ilustraciones, litografías y largometrajes.

historia Livingstone Supongo

El primero en adentrarse en tierras africanas fue el Dr. David Livingstone quien, a finales del siglo XIX, se propuso hallar el origen del Nilo, lo que provocaría su desaparición en 1865. Nada de supo del intrépido inglés durante 6 largos años, y fue el rotativo New York Herald quien encargó a Henry Morton Stanley que marchara a tierras africanas en busca de Livingstone.

Tras nueve meses de búsqueda, llegó hasta Ujiji, cerca del lago Tanganica, el mismo lugar en el que estaba la persona a quien buscaba. De ahí surgió la mítica frase: «Doctor Livingstone, supongo», pues tales fueron las palabras que Stanley dijo a Livingstone en aquella ocasión.

101Africa recomienda

«Livingstone, supongo»: así fue el legendario encuentro entre Stanley y Livingstone

De ese encuentro, también queda constancia en la Piedra de Livingstone y Stanley la inscripción de sus apellidos y la fecha. Sin lugar a dudas, un episodio mítico de dos exploradores para la historia.

Desde Serengeti hasta Kilimanjaro: así son los parques nacionales de Tanzania que enamoran a los aventureros

Los aventureros y amantes de la naturaleza son bienvenidos en este país del África oriental, hogar de las reservas de Tarangire, el Serengeti, Gombe Stream, Ngorongoro y otros parques nacionales de Tanzania.

Tanzania es una nación pletórica de parques y reservas naturales. A lo largo y ancho de sus 945 mil km² se dan cita un total de 16 áreas protegidas, administradas por la TANAPA (Tanzania National Parks Authority), que trabaja con la misión de proteger y fomentar la investigación y el turismo en los parques nacionales de Tanzania.

Este organismo opera desde 1959, lo que pone de manifiesto el interés del pueblo tanzano por salvaguardar sus ecosistemas. El cine ha popularizado nombres como Arusha o Serengeti, pero existen otros muchos parques naturales de Tanzania que hacen las delicias del público turista.

Explorando los mejores parques nacionales de Tanzania

A continuación se describirán los parques del Serengeti, Kilimanjaro, Tarangire, Gombe Stream, Ruaha, Lago Manyara, Ngorongoro, Udzungwa, Selous y Arusha.

1. Parque Nacional de Serengeti

parques nacionales tanzania serengueti
Fotografía de David Berkowitz.

La reserva natural de Tanzania más conocida a nivel internacional es el Parque Serengeti. Con casi 15 mil km² de extensión, este destino ha sido inmortalizado en numerosas películas y documentales galardonados (The Serengeti Rules, Serengeti Stories, etc.), pero su encanto va mucho más allá.

El Parque Nacional de Serengeti de Tanzania se encuentra situada al noroeste de este país, justo en la frontera con Kenia. Para entender su trascendencia, se debe subrayar que posee un ecosistema propio, el Serengeti, gracias a la variedad de flora y fauna que pueblan esta zona. En las tres regiones de dicho parque (planicie, corredor del oeste y Seregeti norte) se pueden avistar cocodrilos, tejones de miel, gacelas, cebras o hipopótamos, además de la colonia de ñus más grande del mundo.

Este parque fue nombrado como tal en 1951, tomando una palabra que usaban sus habitantes originarios, el pueblo Masai, para referirse al territorio. No están permitidos los asentamientos humanos en la reserva, excepto para los responsables de su administración. Se puede visitar libremente a lo largo del año.

2. Parque Nacional de Kilimanjaro

El Parque Nacional del Kilimanjaro en Tanzania presume de ser uno de los más famosos de África. La sola presencia del Monte Kilimanjaro, el pico más alto del continente con más de 5 mil metros, aporta un valor añadido a este destino.

Con una extensión de casi 1700 km², el Parque Kilimanjaro se encuentra 300 kilómetros al sur del Ecuador, bien al norte de Tanzania. Su ciudad más cercana es Moshi. El clima cálido y húmedo que rodea al monte posibilita la existencia de una fauna muy diversa. Destacan los búfalos y los pequeños cérvidos y rodeadores, como los damanes arborícolas. Además, la vegetación es abundante y los paisajes son impactantes, atesorando fenómenos geológicos como las fumarolas.

Denominado como reserva animal y forestal en 1921, cuando el país todavía era colonia alemana, fue en 1971 cuando recibió su actual estátus de parque nacional. Como los demás, está bajo la administración de parques nacionales de Tanzania (TANAPA).

3. Parque Nacional de Tarangire

parques nacionales tanzania tarangire
Fotografía de Gary Bembridge

El Parque Nacional de Tarangire en Tanzania recibe esta denominación por encontrarse atravesado por un famoso afluente de nombre homónimo. Situado en el noreste del país, cuenta con 2850 Km² de extensión, y se puede acceder fácilmente al lugar desde Arusha, su ciudad más cercana.

Creado en 1971, el Parque Tarangire sobresale por la diversidad de su fauna, donde los baobabs llevan la voz cantante. Pero su principal fortaleza es una fauna pletórica de especies exóticas: leones, leopardos, ñus, elefantes, cebras, tortugas y maravillosas aves de toda índole, como los flamencos, el ganso egipcio, el ibis negro o la cigüeña de Abdim, que pueden avistarse a lo largo y ancho de su superficie. De ahí que el Tarangire sea un destino preferencial para el turismo de safaris.

4. Parque Nacional de Gombe Stream

El Parque Nacional de Gombe, Tanzania, es uno de los más pequeños de dicho país, con tan sólo 35 Km² de extensión, pero su tamaño no le impide ser tan bello como variado. Esta reserva se emplaza en la parte oriental del territorio tanzano, en la región de Kigoma y junto al lago Tanganyika, y fue establecida en 1958 y está bajo la administración nacional de parques.

Para primatólogos como Jane Goodall, este parque de Tanzania es un destino de ensueño gracias a su amplia colonia de chimpancés, papiones oliva y colobos rojos y de cola roja. Pero no sólo primates pueden hallarse en esta reserva, hogar del potamoquero de río y de comunidades de leopardos, así como cientos de especies de aves, a destacar el águila pescadora africana. Además, el clima de selva tropical que domina la zona permite la proliferación de numerosas especies vegetales.

5. Parque Nacional de Ruaha

parques nacionales tanzania ruaha
Fotografía de Brian Harries.

Con más de 20.000 Km², el Parque Nacional de Ruaha, Tanzania se ubica en el corazón del país, a unos 120 km de Iringa, siendo el espacio protegido más grande de su tipo en el territorio tanzano. Fue creada en 1964 y cuenta con una fauna sumamente amplia, con casi 600 especies de aves, entre las que destaca el martín gigante africano y el cálao de pico rojo de Tanzania.

Pero Ruaha está habitada igualmente por leones, elefantes, búfalos, perros salvajes y hienas. Tanto la flora como la fauna se benefician de la presencia del río Gran Ruaha, cuyos 475 km de longitud atraviesan la reserva de este a oeste. Ruaha gustará a los entusiastas del trekking y el campismo, pues se puede acampar en la zona, que cuenta con facilidades de aprovisionamiento y hospedaje.

6. Parque Nacional del Lago Manyara

parques nacionales tanzania lago Manyara

El Parque Nacional del Lago Manyara está situado a tan sólo 70 kilómetros del de Tarangire y a unos 120 de la ciudad de Arusha. Debe su nombre al lago Manyara, cuyos 325 Km² de extensión le bastan para albergar una rica biósfera de suma importancia para toda la región, embellecida por las plumas rosadas de las comunidades de flamencos.

Fue nombrado parque nacional en 1960, y desde 1981 es zona protegida por la Unesco. Además, el del Lago Manyara es uno de los parques naturales de Tanzania que más se destaca por su espesa vegetación. Posee más de 600 variedades de plantas y flores, y cuenta con dos temporadas de lluvias fuertes durante el año, estando dominado por un clima cálido y húmedo. Las hienas, gatos salvajes, guepardos, jirafas y una gran variedad de peces lacustres, como el Oreochromis amphimelas.

7. Área de Conservación del Ngorongoro

parques nacionales tanzania Ngorongoro

En el extremo septentrional de Tanzania, en la zona de cráteres y montañas, encuentra su sitio el Parque Ngorongoro, un área protegida de casi 8300 Km² de superficie, a unos 180 km de Arusha, su ciudad más próxima. Su principal atracción es, justamente, el Cráter de Ngorongoro, si bien la Garganta de Oldupai merece una mención aparte.

Este cráter es sumamente imponente. Además de ser el más grande del mundo en inactividad, está habitado por un ecosistema de fabulosas praderas repletas de animales de toda índole: el rinoceronte negro, el búfalo cafre o amplias poblaciones de avestruces, así como búfalos, leopardos, gacelas y antílopes.

Establecido en 1959, Ngorongoro es uno de esos parques nacionales de Tanzania que atraen a miles de visitantes al año (más de 500 mil). Fue declarado zona protegida por la Unesco en 1979.

8. Parque Nacional de Udzungwa

parques nacionales tanzania Udzungwa
Fotografía de Andrés Moreno.

El Parque Nacional de Udzungwa, ubicado al sureste de Tanzania, cuenta con una biodiversidad considerada la segunda más importante del continente africano. Recibe ese nombre por la formación montañosa homónima que se encuentra en su superficie de 1990 Km², a poca distancia de la ciudad de Mikumi.

Si bien las especies raras de primates y la enorme cantidad de pájaros de la zona es destacada, su flora brilla con mayor intensidad si cabe. El parque de Udzungwa atesora selvas tropicales, bosques montañosos y praderas, hábitat de más de 2500 plantas y flores, como la misteriosa violeta africana.

Entre las actividades más populares en este parque, sobresalen la práctica del trekking, el montañismo y la escalada, puesto que acoge el monte Lohomero, de 2576 metros de altura. Los amantes de la fotografía no sabrán decir que no a esta parte del Udzungwa, donde es fácil divisar saltos y cataratas que justifiquen sobradamente una larga caminata.

9. Parque Nacional de Selous

parques nacionales tanzania selous
Fotografía de Richard Mortel.

El Parque Nacional de Selous en Tanzania es un área protegida, así declarada por la Unesco en 1982. Se encuentra en la parte meridional del país y cuenta con más de 50 mil Km² de extensión, que sorprenden por su baja densidad de animales. Sus manadas de elefantes, por ejemplo, llegaron a ser las mayores de África, pero en la actualidad se han reducido en casi un 10%.

No obstante, Selous tiene una gran cantidad de atractivos para el público turista. En este parque natural en Tanzania, declarado reserva en 1922, se pueden hacer safaris, excursiones en bote o experiencias cinegéticas de forma sostenible. Por desgracia, no es sencillo llegar a la reserva de Selous, pero se puede acceder en tren o en avioneta desde Dar Es Salaam.

10. Parque Nacional de Arusha

parques nacionales tanzania Arusha
Fotografía de Kyle Taylor.

Dentro de los parques nacionales en Tanzania, el de Arusha sorprende por sus reducidas dimensiones, no exentas de una intensa variedad de fauna y flora. Y es que en sus 137 Km² de extensión se pueden encontrar los paisajes más diversos, con el Monte Meru y sus más de 5600 metros de altura dominando la escena.

En sus ríos y cráteres se pueden avistar jirafas, búfalos del Cabo, cebras, jabalíes, primates como el colobo blanco y negro y poblaciones aviares como el flamenco, el ibis hadada o los exóticos surucuá de Narina y trogón elegante. Establecido en 1960, el Parque Nacional de Arusha tiene el atractivo añadido de encontrarse a 35 kilómetros del aeropuerto de Kilimanjaro y a 25 kilómetros de la ciudad a la que debe su nombre. El acceso a la zona es sumamente sencillo y nunca faltan actividades para hacer en la reserva.

Lista de parques nacionales de Tanzania

  • Parque nacional Arusha
  • Parque nacional de la Bahía Jozani Chwaka
  • Parque nacional de Katavi
  • Parque nacional del Kilimanjaro
  • Parque nacional de Kitulo
  • Parque nacional del Lago Manyara
  • Parque nacional de los Montes Mahale
  • Parque nacional de Mikumi
  • Parque nacional de Mkomazi
  • Parque nacional de los Montes Udzungwa
  • Parque nacional Gombe Stream
  • Parque nacional Ruaha
  • Parque nacional de la Isla Rubondo
  • Parque nacional de Saadani
  • Parque nacional Serengueti
  • Parque nacional de Tarangire