Sol y playa en Mauritania: 2 playas y más de 700 kilómetros de costa virgen

Este país del África oriental está lejos de ser un paraíso a la altura de Madagascar o las Seychelles. Sin embargo, las dos playas de Mauritania son arenales de características únicas en el mundo: Nuakchot y Nouadhibou.

Hablar de Mauritania es hacerlo de un destino con más de 750 kilómetros de costa, una generosa franja costera donde los hoteles, sin embargo, brillan por su ausencia. Hay belleza y exotismo en las playas de Mauritania, pero su sector turístico está pobremente desarrollado y sus infraestructuras son mínimas.

Con todo, las mejores playas de Mauritania satisfarán a los viajeros de espíritu aventurero que deseen descubrir algo diferente, único en el mundo. Dónde si no podría encontrarse un cementerio de barcos a pie de playa o unas orillas completamente desiertas hasta donde alcanza la vista. y es que Nuakchot y Nouadhibou son dos rara avises en el turismo de sol y playa.

Playa de Nuakchot

Si hay algo que distingue a las playas de Mauritania es su aspecto salvaje y solitario. Dado que en este país el turismo está todavía dando sus primeros pasos, sus largos arenales ofrecen al visitante la imagen primitiva y genuina de los arenales vírgenes de los tiempos del África precolonial, con blancas orillas y horizontes infinitos. Uno de estos paraísos es la playa de Nouakchot, conocida a su vez como plage de Nouakchott, una preciosa joya situada unos 5 kilómetros al norte de capital del país.

playas mauritania nouakchott
Fotografía de Michał Huniewicz.

Las olas del Océano Atlántico llegan a este tramo de costa sin que ninguna barrera natural las frene. Esta característica, junto con el régimen de vientos, hace de la playa de Nuakchot un lugar ideal para disfrutar del surf, aunque para muchos amantes de este deporte este rincón está todavía por descubrir.

Además, debido a su orientación geográfica hacia el oeste, la de Nuakchot es una de las mejores playas de Mauritania para contemplar la puesta de sol en toda su majestuosidad. El ocaso en esta playa es un momento mágico que deleita a los viajeros más exigentes.

A pesar de que la mayoría de hoteles y complejos turísticos se ubican en Nuakchot y no en la playa, el acceso en taxi desde la ciudad es rápido y barato, probablemente la mejor opción para el viajero. Una vez allí existe la opción de alquilar una carpa o una sombrilla, algo imprescindible para sobrevivir bajo el ardiente sol de Mauritania. También hay algunos pequeños locales donde tomar té y comer platos sencillos. La paz y la belleza que reinan a lo largo de los más de tres kilómetros de arena y aguas azules de esta playa ofrecen un fuerte contraste con el ruido y el bullicio de la ciudad.

playas mauritania nouakchott

Hay que añadir además que la playa de Nuakchot es un destino muy seguro y sus aguas son especialmente valoradas por su limpieza. La visita a este destino no estaría completa sin un paseo por los ajetreados muelles del puerto a última hora de la tarde. Los turistas pueden disfrutar del espectáculo diario de los pescadores arribando con sus canoas tradicionales pintadas de vivos colores y descargando sus redes llenas de capturas. Junto a los muelles abundan los bares y restaurantes en los que saborear platos de pescado y marisco fresco recién extraído del mar.

Playa de Nouadhibou

En el punto más septentrional de Mauritania se ubica la península de Ras Nouadhibou, cuyo territorio se encuentra repartido casi de forma salomónica entre el Sáhara Occidental y Mauritania, a la cual pertenece la costa oriental. En esta estrecha franja de apenas tres kilómetros de anchura se ubica la ciudad de Nouahdhibou y su famosa playa.

playas mauritania Nouadhibou

Son muchos los que conocen este lugar de arenas doradas como la playa de Mauritania de los barcos, no en vano esta es la característica más llamativa de esta parte del litoral mauritano y la que atrae a los viajeros más curiosos. Allí, los viejos cascos de numerosos barcos se oxidan lentamente, varados en la arena o sumergidos cerca de la orilla: pesqueros de arrastre, embarcaciones de recreo, pequeños cruceros… No son los restos de naufragios, sino el extraordinario y singular paisaje del mayor cementerio de barcos en África, en el que más de 300 embarcaciones languidecen sobre la arena.

Los primeros barcos fueron a parar allí a mediados de la década de los 80. Desmantelar grandes embarcaciones era entonces, y aún hoy lo es, un proceso muy costoso. De ahí que muchos propietarios sin escrúpulos pusieran su mirada en Mauritania, donde en aquellos años por el pago de un soborno relativamente pequeño se podían abandonar los barcos viejos e inservibles en la bahía de Nouadhibou.

El más famoso y más fotografiado de los barcos varados en la costa de Nouadhibou es el United Malika, un barco refrigerado de bandera marroquí y 120 metros de eslora, que encalló en un banco de arena el 4 de agosto de 2003. Los diecisiete miembros de su tripulación sobrevivieron y fueron rescatados por la Marina de Mauritania, pero el barco se quedó allí para siempre.

playas mauritania nouakchott

Además de los barcos varados, la playa de Nouadhibou en Mauritania está considerada como una de las más bellas del país, cada vez más frecuentada por los amantes del surf. También son muchos los submarinistas que eligen este destino para bucear entre los restos de los barcos hundidos, colonizados por corales y numerosas especies marinas que han encontrado en ellos un lugar donde vivir.

En la actualidad, el gobierno de Mauritania se encuentra ante un gran dilema: por una parte, existe la voluntad de limpiar la playa y eliminar para siempre los restos de los barcos; sin embargo, la cifra de visitantes de Nouadhibou crece año tras año gracias al poderoso reclamo turístico que estos barcos representan, aportando una importante fuente de ingresos al país.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *