El Bosque Sagrado de Osun-Osogbo, un parada obligada para buscadores de mitos y leyendas

Las deidades mitológicas de los yoruba y particular concepción artística de Suzanne Wenger han dado forma al Bosque Sagrado de Osun-Osogbo, uno de los rincones más singulares del mundo.

ⓘ Desliza el ratón/dedo para navegar entre las imágenes. Haz clic para ver la galería.

Con más de 700 años de antigüedad, el Bosque Sagrado de Osun-Osogbo puede presumir de ser uno de los tesoros más preciados de Nigeria. La singular apariencia de sus santuarios, cuevas y esculturas fueron merecedores de una mención de la Unesco en 2005, siendo en la actualidad uno de los principales destinos turísticos de Nigeria.


A continuación, los lectores se adentrarán en el Bosque Sagrado de Osun-Osogbo, descubrirán cuál es su historia y conocerán la respuesta a las preguntas más frecuentes de los viajeros relacionadas con este destino. Clica en los temas que te interese descubrir.

Descripción del Bosque Sagrado de Osun-Osogbo

Conocido a su vez como el Templo de Osun, el Bosque Sagrado de Osun-Osogbo en Nigeria es una vasta arboleda situada en las afueras de Osobo, perteneciente al estado de Osun. Sus 75 hectáreas están regadas por el río Osun, y fueron en sus orígenes mucho más extensas.

Fuertemente ligado a la cultura yoruba, el Bosque Sagrado de Osun-Osogbo se considera el hogar de Osun (la diosa de la fertilidad para este pueblo nigeriano). De ahí que su mayor atractivo no sean sus ecosistemas, sino los numerosos santuarios, esculturas y obras de arte consagradas a esta deidad.

De todos los bosques africanos, el de Osun-Osogbo es uno de los pocos en ostentar una mención de la Unesco. En 2005 fue declarada Patrimonio de la Humanidad, y quienes han tenido oportunidad de visitarlo, no ponen en duda este honor.

El Bosque Sagrado de Osun-Osogbo es una de las muchas arboledas sagradas que, desde tiempos inmemoriales, fueron levantadas por los yoruba. Pero a diferencia de otras, esta ha logrado sobrevivir hasta el presente. Asimismo, esta es la sede del Festival Osun-Osogbo, celebrado durante el mes de agosto.

No obstante, su futuro de este bosque sagrado es un interrogante para los ecologistas. La contaminación del río Osun y la creciente amenaza de los incendios forestales ponen en riesgo la supervivencia del Bosque Sagrado de Osun-Osogbo.

Historia del Bosque Sagrado de Osun-Osogbo, entre el mito y la leyenda

No existe una estimación precisa de la antigüedad del Bosque Sagrado de Osun-Osogbo, Nigeria, pero se calcula que acumula unos 7 siglos de historia, superando probablemente el milenio de vida. La presencias de bosques de África con carácter sagrado no es inusual, pero la llegada del islam y el cristianismo a mediados del siglo XIX, sumadas a la irrupción de las potencias coloniales, han provocado la sucesiva desaparición de estos lugares.

En el caso de Osogbo, el islam se convirtió en la religión de los comerciantes y las castas gobernantes, lo que favoreció su rápida expansión por todo el territorio nigeriano. Aunque los yoruba conservaron su culto y su idioma, cada vez menos habitantes se identificaba con esta identidad religiosa.

A mediados del siglo XX, los cambios políticos y religiosos tuvieron un impacto perjudicial sobre el Bosque Sagrado de Osun-Osogbo. Se talaron árboles y se establecieron plantaciones de teca, floreciendo sectores como la caza y la pesca, actividades que estaban prohibidas dentro de esta arboleda sagrada.

Suzanne Wenger, hija adoptiva de los yoruba

Sin embargo, el Bosque Sagrado de Osun-Osogbo vivió un punto de inflexión cuando la austriaca Suzanne Wenger estableció su residencia en Osogbo. Con el apoyo de las gentes locales, impulsó el llamado New Sacred Art, que pretendió no sólo repeler a los cazadores y proteger los santuarios, sino retomar la labor creativa de los antiguos yoruba.

Wenger y sus artistas crearon grandes esculturas de hierro, cemento y barro con detalles aterradores, que reemplazaron a las pequeñas y tradicionales de madera. Estas esculturas fueron creadas con todo respeto hacia la mitología yoruba y la probación de sus seguidores.

Esta iniciativa logró salvaguardar el patrimonio del Bosque Sagrado de Osun-Osogbo. Pero además, transformó a Osogbo en un centro de actividad artística y una referencia para el arte africano contemporáneo.

Orígenes mitológicos de un bosque de leyenda

Al igual que Roma y Atenas, el Bosque Sagrado de Osun-Osogbo tiene su propia historia fundacional. A la diosa del río, Osun, se le atribuye la creación de la ciudad de Osogbo hace 400 años. Algunos relatos la describen como Oso-Igbo, la reina y fundadora original de la ciudad de Osogbo.

Todo comenzó cuando un cazador llamado Olutimehin encontró un bosque durante una expedición de caza e informó a su amigo Gbadewolu Larooye de su existencia. Tras establecerse en esta nueva región, entablaron amistad con las deidades, dedicándose a la agricultura, pero sin prestar gran atención a los ‘hogares’ de los dioses del lugar.

Por accidente, un agricultor local llamado Oba Larooye precipitó unas macetas de Osun, lo que irritó el ánimo de la deidad. Entonces, las voces de otros espíritus salieron del bosque y empatizaron con Osun y su malestar. Para hacer las paces, Oba Larooye selló un pacto con Osun: si Osun lograba solucionar los problemas físicos y espirituales de la gente del pueblo, respetarían las casas de las deidades.

La diosa Osun, además, se comprometió a expandir su comunidad si construían un santuario para ella y la adoraban. Así surgió el primer asentamiento de los yoruba y el Bosque Sagrado de Osun-Osogbo en Nigeria tal y como se le conoce.

Preguntas y respuestas sobre el Bosque Sagrado de Osun-Osogbo

¿Dónde está el Bosque Sagrado de Osun-Osogbo?

Este destino se ubica en la ciudad de Osogbo, capital del estado de Osun, en la parte sudoeste de Nigeria. A 1,6 km se ubica la Mezquita Central de Osogbo y a 5,88 km la Osun State University, que pueden tomarse de referencia para desplazarse hasta las inmediaciones de este bosque.

¿Se le conoce por otros nombres?

El Bosque Sagrado de Osun-Osogbo es conocido, a su vez, como el Templo de Osun en español y el Osun-Osogbo Sacred Grove en inglés. Se recomienda apuntar estas denominaciones, que serán útiles para interpretar la señalización nigeriana o para pedir indicaciones en puntos de asistencia turística.

¿Mejor época para visitar el Bosque Sagrado de Osun-Osogbo?

La mejor época del año para visitar Osogbo y otras localidades cercanas es desde principios de diciembre y mediados de enero.

¿Es seguro viajar a Bosque Sagrado de Osun-Osogbo?

Los viajeros deben extremar la precaución al visitar el Bosque Sagrado de Osun-Osogbo y otros destinos de Nigeria, país de relativa estabilidad política y donde existen distintos grupos terroristas, como Boko Haram. Osogbo es una de sus ciudades más seguras. Su diversidad étnica y religiosa convive sin conflictos, y la delincuencia es muy reducida.

¿Hoteles cerca del Bosque Sagrado de Osun-Osogbo?

Los alojamientos cerca del Bosque Sagrado de Osun-Osogbo más recomendables son el Hotel Prime Gold de 3 estrellas y situado a sólo 2,7 km, el Hotel Western Sun International de 3 estrellas y situado a 6,3 km, el Aenon Suites Oshogbo de 4 estrellas y situado a 7 km, y el Hotel Spring Hill de 3 estrellas y situado a 11 km.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *