Safari en el Serengeti, un viaje increíble que impresiona

El Serengeti es uno de los parques más famosos de África y es sinónimo de vida salvaje y paisajes africanos clásicos. Pero ¿por qué merece la pena hacer un safari en el Serengeti?

Este es el parque más antiguo de Tanzania, y por sus muchos tesoros naturales se ha ganado a pulso ser Patrimonio de la Humanidad de la Unesco. Además, es el hogar de la espectacular migración de ñus y ofrece numerosas oportunidades para la observación de vida silvestre en primera fila durante los 12 meses del año.

El clima en el Serengeti es bastante amable. Las condiciones rara vez son exigentes durante el día en la estación seca (de junio a octubre), cuando la temperatura se mantiene agradable y cálida. La historia cambia por la noche, cuando el mercurio puede experimentar grandes caídas. Como no podía ser de otra manera, el calor sube un poco entre noviembre y mayo.

Por qué hacer un safari en el Serengeti

El parque nacional de Serengueti se jacta de ser el más antiguo y popular, también Patrimonio de la Humanidad y proclamado recientemente como la séptima maravilla del mundo. Este parque tiene cuatro secciones separadas, cada una con sus características y paisajes únicos: las llanuras del sur, Seronera (central), el corredor occidental y el norte del Serengeti.

El Serengeti es famoso por su migración anual de ñus, cuando unos 8 millones de pezuñas cruzan las llanuras abiertas, ya que más de 1,500,000 ñus, 200,000 cebras y 300,000 gacelas Thomson se unen a la caminata durante los periodos de pastoreo. Los depredadores siguen la migración, y los avistamientos de grandes felinos son particularmente emocionantes. La hiena moteada, el chacal dorado y el dorso negro tampoco permanecen cerca, de manera que toda la fauna parece converger en esta asombrosa migración. Por este motivo, no sorprende que muchos decidan hacer un safari por Serengeti durante sus vacaciones.

serengeti ocaso atardecer en africa
Hermoso atardecer en el Serengeti, uno de los principales destinos de safari en África.

Las llanuras del sur podrían describirse como el «Serengeti clásico», con sus extensiones abiertas de llanuras bañadas de hierba. Extendiéndose hacia el oeste hasta, el Lago Victoria se encuentra en el llamado Corredor Occidental, hogar de los ríos Grumeti y Mbalageti, que sustentan el bosque ribereño, siempre con una verde y la densa vegetación.

Desde la zona de Seronera hasta Kenia se encuentra el norte del Serengeti, una zona de suaves ondulaciones salpicadas de colinas y kopjes ocasionales, interrumpida por pequeños ríos. Aquí es donde los visitantes están en el lugar idóneo para ver los cruces migratorios del río Mara, famoso por los documentales de National Geographic. Además, vale la pena mencionar que el precio de un safari en Serengeti no es excesivamente caro, en comparación con otros países africanos.

La vida salvaje te espera en el parque nacional de Serengueti

Como hemos citado, el Serengeti en Tanzania es famoso por su migración anual. Sin embargo, este no es su único atractivo natural, pues incluso cuando la migración es tranquila, ofrece unas imágenes de postal: grandes manadas de búfalos, pequeños grupos de elefantes y jirafas, y miles y miles de eland, topi, kongoni, impala y la gacela de Grant a todo correr por la sabana.

Y ea que el Serengeti es probablemente el refugio de vida salvaje más famoso del mundo. Su ecosistema es uno de los más longevos del mundo, ya que las características esenciales del clima, la vegetación y la fauna apenas han cambiado en el último millón de años. De hecho, el primer ser humano hizo su aparición en Olduvai Gorge, hace unos dos millones de años. ¡Impresionante!

Determinados ecosistemas son tan antiguos como las colinas mismas. La vida se extiende sobre un área mucho más grande e incluye el Maasai Mara en Kenia y el Área de Conservación Ngorongoro, que une más de 25,000 km2 de tierra en la que los animales pueden moverse libremente. Gran parte de esto es un pastizal nutritivo que actúa como un imán para ñus, cebras, impalas y gacelas de Thomson.

La fauna salvaje es, pues, el principal dinamizador del safari en el Serengeti. Grandes manadas de búfalos, pequeños grupos de elefantes y jirafas, y muchos otros ungulados son residentes en cualquier época del año. Los tres grandes felinos se ven fácilmente. Los leones están en todas partes, y a menudo se encuentran dándose un festín. Los guepardos son muy comunes en las llanuras del sudeste, mientras que los leopardos se pueden encontrar holgazaneando en uno de los árboles grandes a lo largo del río Seronera.

Así las cosas, no faltan razones para darle el ‘sí, quiero’ a viajar a Serengeti safari y disfrutar de unas vacaciones de ensueño, ¿verdad? Si esta información te ha ayudado y crees que puede gustar a otros, te animamos a compartirla por redes sociales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *